Loco o bipolar

Diario de una persona que a los 16 de pronto enloqueció, luego a los 40 cree descubrir que es bipolar y en este momento con casi medio siglo en este mundo, no tiene claro que es lo que tiene.

lunes, 21 de octubre de 2013

Mi experiencia con antipsicoticos

De nuevo contando mis cosas en esta red, estuve leyendo sobre los tratamientos para enfermos de esquizofrenia y como según estudios serios se ha llegado a la conclusión que les ha ido mejor a los pacientes que no han tenido medicamentos de control, principalmente lo que tiene que ver con antipsicóticos, después de remitir de una crisis, que los que han sido medicados de por vida con estos antipsicóticos.

Dan como una prueba que en países donde los pacientes esquizofrénicos no son tratados, la evolución es mejor si se compara con los pacientes de países donde son tratados de por vida principalmente con antipsicóticos después de las crisis.

En mi caso pienso que sufrí algo parecido, después de mi crisis fuerte, volví a la realidad gracias a unos fuertes cócteles de drogas que sentí me paralizaron por completo, (unos antipsicóticos fuertes como son el haloperidol y tioridazina) y desperté siendo otro, no se si para bien o para mal.

Mi mente cambió y no volví a ser el mismo que antes de la crisis, no se si de no haber sido tratado hubiera llegado a la misma situación, hubiese estado mejor o de pronto hubiese sido peor, son cosas que no se pueden saber.

Lo que si sentí fue los efectos de los medicamentos que se me dieron como control en ese momento, que eran antipsicoticos, nunca pude soportarlos por largo tiempo, aunque me habían convencido que no convenía dejarlos, sin embargo, lo hacía.  Ahora he logrado acoplarme a los medicamentos que tomo, no son antipsicóticos, son de otro tipo, en este momento no siento mayores efectos secundarios, aunque es posible que los tenga, ademas parece que algo de efecto hacen, son cuestiones de la evolución en la forma de tratar a los que sufrimos de estos problemas.

Como lo he dicho en post anteriores existe una tendencia muy fuerte al uso de los antipsicoticos para muchas personas que realmente no los necesitan y esta tendencia es influenciada por los laboratorios farmacéuticos que les interesa vender mas que ayudar a las personas; según he podido entender los antipsicoticos son drogas bastante fuertes que lo que hacen es casi paralizar la mente, que pueden ser útiles cuando una persona esta en un estado que se denomina psicótico o mejor dicho fuera de razón, ya logra calmarla, pudiendo llevarla a un estado de tranquilidad y de pronto aterrizarla en este mundo, sin embargo, una vez logrado este objetivo parece que no serían útiles como medicamento de control, sin embargo, como negocio para las farmaceúticas no sería bueno así, porque sería usado en cortos tiempos y no para toda la vida.

Encontré el siguiente párrafo del artículo:  Un dilema bioético a propósito de los antipsicóticos de Miguel A. Valverde - Psicólogo Clínico. Unidad de Agudos de Psiquiatría del Hospital de Navarra UHP-II, Pamplona.

"Algunos científicos han discutido el uso de antipsicóticos, con preguntas como:

¿Son peores los efectos de los psicofármacos que el trastorno a tratar? ¿Hay alternativas al tratamiento farmacológico? ¿Es la evolución del trastorno con fármacos mejor que sin ellos? ¿Es mayor la calidad de vida del paciente con esos fármacos? ¿Se recuperan mejor los pacientes que toman estas drogas? ¿Es la persona sin fármacos mas incontrolable y conflictiva? La psiquiatría dominante en nuestro país, y en EEUU, afirma sin dudarlo que a estos pacientes les va mejor con los antipsicóticos, aunque hay numerosos trabajos, a menudo más rigurosos, que indican lo contrario.

Y este es el dilema planteado por Andreasen y que se dirime entre daños, beneficios y riesgos comparados. Y opta por la idea de que los fármacos son dañinos pero insustituibles."

En este artículo y en otros similares se habla que los antipsicóticos son usados para muchas enfermedades mentales y que su uso es casi insustituible en algunos casos como en los estados psicóticos de pacientes afectados mentalmente, pero su uso continuado, para pacientes ya estabilizados y en remisión esta siendo discutido y parece que en ese caso es mas el daño que causan que los beneficios que traen.

Aunque los antipsicoticos parecen insustituibles para los casos de esquizofrenia en estados de crisis, este caso no aplica para otras enfermedades mentales para las cuales no parecieran ser muy útiles, pero si traén consecuencias negativas incuestionables como se informa en el artículo SE CUESTIONA LA EFICACIA DE LOS FÁRMACOS ANTIPSICÓTICOS

En mi caso particular soy una victima de esta situación, hasta donde parece mi enfermedad no es esquizofrenia, sin embargo, en mi primer tratamiento de control después de ser dado de alta fui recetado según me dijo el psiquiatra en su momento: para toda la vida si quería estar mejor con TIORIDAZINA comercialmente mas conocido como MELERIL un antipsicótico muy fuerte, el cual según vengo a saber ahora, para mi fortuna deje de tomar relativamente pronto y continué mi vida sin este medicamento, ahora se ha encontrado con base en evidencias comprobadas que este medicamento es altamente dañino y esta prohibido en el mercado.

Segun se dice en La nota informativa de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios sobre meleril donde ordena: "La anulación de la autorización de comercialización de Meleril® será efectiva el 30 de junio de 2005, fecha a partir de la cual cesará su comercialización"

En el artículo  ¿Cómo la esquizofrenia y los antipsicóticos afectan al cerebro? se dice entre otras cosas:
"Los investigadores también analizaron el efecto de la medicación sobre el tejido cerebral. Aunque los resultados no fueron los mismos para todos los pacientes, el grupo encontró que, en general, cuanto mayor sea la dosis de los medicamentos antipsicóticos, mayor es la pérdida de tejido cerebral.
Es, sin duda, un resultado incómodo, porque psiquiatras, pacientes y familiares deberán interpretar este hallazgo: ¿deberíamos dejar de usar la medicación antipsicótica? ¿deberíamos reducir las dosis de estos fármacos? De hecho, los científicos han reconocido que se pasaron un par de años tratando de analizar estos resultados más profundamente para demostrar que se trataba de un error. Pero no. Al final, al parecer, se trata de un hallazgo sólido. Sin duda alguna, si los resultados de esta investigación resultan ser del todo ciertos, podría cambiar la manera en la que los médicos utilizan fármacos antipsicóticos para tratar la esquizofrenia."

Según lo anterior si se tienen evidencias muy fundamentadas sobre los efectos bastante adversos de los antipsicóticos, en pacientes con esquizofrenia, que es un problema donde se recetan casi como una necesidad, pues no se han encontrado alternativas principalmente en los casos de crisis, ¿Por qué entonces son recetados para otro tipo de enfermedades mentales donde existen opciones terapéuticas diferentes y que no causan tanto daño?, de nuevo la respuesta esta en la política mercantilista de las multinacionales farmacéuticas.

A continuación dejo unos enlaces donde se tiene información al respecto incluidos unos post míos donde toco el tema.

SE CUESTIONA LA EFICACIA DE LOS FÁRMACOS ANTIPSICÓTICOS
Un dilema bioético a propósito de los antipsicóticos
 ¿Cómo la esquizofrenia y los antipsicóticos afectan al cerebro?
Ocho trabajos sobre fármacos antipsicóticos
http://unbipolarmas.blogspot.com/2012/02/el-insight.html
http://unbipolarmas.blogspot.com/2009/10/mi-problema-de-trastorno-bipolar-ii.html









martes, 8 de octubre de 2013

Mi problema mental

De nuevo hago un resumen de lo que fue y lo que es en este momento es para mí este problema mental que sufro: El trastorno bipolar, este post son apartes con correcciones de un post anterior el cual define mi problema, actualizando las situaciones pues difieren de cuando lo escribí hace más de un año.

¿Qué es para mí ser un paciente de trastorno bipolar?

Como le he vivido, como lo he sufrido y también como disfruto mi vida así.

Lo encontraran a continuación:

Soy paciente masculino, 46 años, que sufre de trastorno bipolar, he vivido y manejado el problema, sin saber como se llamaba, ni que significaba ser bipolar, hasta hace unos 5 o 6 años, cuando gracias a la Internet me he enterado de que es lo que me pasaba y que se puede hacer para vivir mejor a pesar de sufrir con esta situación.

Aún a pesar de que entiendo algo mejor que es lo que sufro, sigo sintiendo los sube y bajas, como decía una amiga bloguera que ya no está en la red, sigo en la montaña rusa de las emociones y no se siente bien en ella, igual me pasa en las montañas rusas de verdad es un ratico de emoción, pero después sientes que no ha sido una experiencia buena.

Mi problema mental, son una serie de sentimientos encontrados, que se desencadenan en situaciones de crisis personales. que me acompañan desde que tenía 16 años, cuando llegue a una crisis psicótica, lo que para el común de la gente es que me enloquecí.

He sido tratado por médicos de la mente (llámense psiquiatras, psicólogos, psicoterapeutas etc), tal vez en otro tiempo podría estar completamente loco o sin estarlo ser considerado loco y estar abandonado en un manicomio o vivir aislado del mundo, podría ser un vagabundo por la vida o de pronto desubicado, o de pronto habría que tenido que afrontar por mi mismo la situación y habría que tenido que resolverla; en la antigüedad y aun hoy en día eso les pasaba a los bipolares y muchos vivieron felices o no sin saber que es trastorno bipolar.

Mi problema mental ha estado últimamente bajo control, como he logrado identificar los sintomas negativos, cuando tengo los primeros, los paro cortando el avance hacia una crisis; he logrado dilucidar que en mi caso particular lo que me desencadena las crisis es la falta de sueño, unido o aislado a un acelere que me da, que se produce por un clic de un hecho que me afecte emocionalmente, como por ejemplo un viaje, un cambio en el trabajo, quedarme sin trabajo, una perdida emocional.

Según lo que estado leyendo por Internet, sufro de trastorno bipolar tipo I, lo cual hace que tenga un desbalance en los estados de ánimo, además de sufrir con problemas de concentración, relaciones interpersonales complicadas, cuando se desencadena la manía o hipomanía tengo problemas en los ámbitos laborales y personales, como también puedo entrar en una depresión profunda.

Haciendo un resumen de mi problema este ya daba síntomas desde que yo tenía unos 14 a 15 años y de pronto un poco antes. Siendo un niño y un joven privilegiado ya que tenía una familia estable era uno de los mejores de la clase y del colegio, físicamente no era feo, sin embargo, era muy introvertido y vivía un poco aislado, mis relaciones con los demás eran complicadas, me inquietaba la situación social de mi país y de mi entorno; sufría por lo que veía o oía, era un lector compulsivo, disfrutaba más de leer que de jugar o compartir con otros niños o aún de la televisión, pienso que si cuando niño hubieran existido los juegos de video que hay hoy hubiera sido un adicto de ellos, fuera de esto mis lecturas que en un principio fueron de aventuras y temas juveniles entretenidos pasaron a ser de temas que yo llamo existencialistas, Herman Hesse, Wiliam Faulkner, Virginia Wolf, Dostoievski, Hemigway, Franz Kafka, pasaron a ser mis preferidos, me interese también bastante en la política, la historia, la física y la filosofía.

De estudiante era académicamente muy bueno, con la posibilidad de no tener que estudiar mayor cosa pues con solo asistir a clase o leer una vez los temas de un curso era suficiente para dominarlos y aprobar con las máximas notas las pruebas académicas, después de mi primera crisis sentí que perdí esa gran capacidad mental, aunque tampoco me volví un bruto, si me costaba más trabajo aprender y no volví a ser tan brillante.

Mis relaciones interpersonales no eran buenas; tenía de pronto uno o dos amigos sin ser muy unido con ellos y a pesar que tuve una o dos novias antes de mis 16 años, realmente no me interesaban y si las tenía era por tratar de hacer lo que los demás hacían.  A pesar de poder haber hecho parte activa en grupos de amigos (galladas: Que en esos años y en mi entorno no eran violentas como pasa mucho ahora) no lo hacía y después de estar en algún que otro evento me aislaba de estos grupos, en este tiempo y según lo que se dice en términos psiquiátricos sufría de depresión, que sin ser muy profunda ya que nunca tuve ideas suicidas, era si muy constante y en esos días nunca fui atendido por un psicólogo o psiquiatra.

Así en este estado de cosas terminé los estudios secundarios e inmediatamente a una edad muy temprana: 16 años recién cumplidos, comencé los estudios universitarios; en la mitad del primer semestre, el cual hasta ese momento venía aprobando con las máximas notas, sufrí del primer episodio de manía que empezó de improviso cuando de un momento a otro era el dueño del mundo, me sentí súper y a pesar de que deambule de un lado para otro sin mucha coordinación, era la persona más contenta con la vida y con lo que me rodeaba (según comparaciones con lo que dicen los que usan drogas era como una traba pero bastante larga y muy intensa), de pronto toda esta felicidad terminó con un internado de 2 meses en una clínica psiquiátrica y a partir de ese momento se me enredo la vida, después de que me remitieron de este episodio maníaco, siguió una fase también muy profunda de depresión que duro pienso que unos 6 meses; me retire de la universidad provisionalmente pues no era capaz de estudiar, mis compañeros me miraban extraño pensaban que estaba loco y hasta alguno llego a decírmelo en la cara, mi vida se volvió muy dura, si no fuera por el apoyo de mis padres y mi hermana que no me abandonaron sentimentalmente, pienso que no hubiera soportado seguir viviendo, es más, a pesar de que tuve una depresión tan intensa, nunca pensé en que lo mejor era morirme y menos en suicidarme, el estar vivo se lo debo a que mi familia fue una contención que me salvó.

Después de casi un año de mi primera crisis, reingrese de nuevo a la universidad, académicamente no volví a ser el mismo, pues a pesar de ser bueno, ya no era tan brillante, sin embargo, esto lo cambié por poderme adaptar mejor a mi entorno social, poder tener y estar en grupos de amigos, tener novia y disfrutar compartir con ella, después de esto mi vida siguió casi normal, es posible que tuviera episodios de depresión y de pronto de hipomanía, pero no fueron fuertes ni apreciables, terminé mi carrera universitaria me casé y empecé a trabajar, entonces mi enfermedad paso a segundo plano durante algún tiempo.

Viví durante algunos años una época para mi muy buena, donde cambié de familia, pase de convivir con mis padres y hermana, a vivir con una esposa e hijos, donde madure como persona y tuve mi enfermedad en segundo plano durante mucho tiempo, luego vino una recaída algo fuerte cuando cumplí 33 años, que aunque no fui internado, si sufrí de síntomas de manía algo fuertes y su consecuente depresión, estuve en tratamiento médico mientras disimulaba mis problemas en el entorno laboral y familiar, solo mi padre supo bien que era lo que me pasó, recibí tratamiento psicológico y sobre todo psiquiátrico, logrando estabilizarme nuevamente.

Entre la primera y esta segunda crisis fuerte no tome droga de control pues me negué a hacerlo, además porque vengo a saber ahora que lo que me mandaban no es lo más adecuado, me recetaban en ese entonces Clorhidrato de Tioridazina cuyo nombre comercial es MELERIL, un antipsicótico que funciona en las crisis de manía y así lo sentí, pero como control no, pues después de realizar estudios se ha encontrado que no es lo mejor y si lo son otros medicamentos como el que estoy tomando ahora, el Acido Valpróico, un anticonvulsivo que a la vez funciona como droga de control para el trastorno bipolar.

Como no soportaba los síntomas de los efectos secundarios de los medicamentos que me recetaron, durante mucho tiempo no tome medicamentos de control, apenas hace unos 3 años que los tomo.

Trato de que siendo consciente del problema que tengo y que he compartido con mi familia más cercana de que es y como se presenta esta enfermedad, vivir el mayor tiempo posible sin llegar a una crisis y si esta se presentara ellos saben que deben hacer conmigo (convencerme a ir donde el psiquiatra y si no voy por cuenta mía, llevarme aun en contra de mi voluntad).

Después de esta segunda crisis bastante fuerte, durante unos 7 años tuve unas 6 crisis menores , una un poco más fuerte que las otras por la que volví donde un psicoanalista que me hizo terapia y me recetó medicamentos que me normalizaron pero cuyo tratamiento no continué cuando me sentí un poco mejor.

Fuera de estas crisis, en algunos momentos me sentí un poco maníaco o también algo deprimido, sin sentir, ni causar mayor molestia; trate de llevar mi enfermedad que en ese momento no sabía que tenía, con auto control y con la ayuda de mi familia, con algunos medicamentos, limitando los efectos y atacándola ante los primeros síntomas de ir hacia una crisis, básicamente regulando el sueño, ya que desde mi primera crisis vengo tomando unas gotas que sirven de somnífero, la Levomepromazina, la cual regulo su cantidad de acuerdo a la intensidad del insomnio hasta que este cede.

En mi caso, como también en el de otros bipolares regular el sueño es uno de los factores más importantes, esto me lo dijo uno de los médicos que me atendió últimamente y lo he encontrado muy repetidamente en la Internet.

Las veces que he tenido crisis de manía (en mi caso no he tenido una crisis depresiva si no he tenido antes una crisis de manía) empiezan con un insomnio que va aumentando paulatinamente y de forma simultánea empieza a manifestarse la manía sin llegar al delirio y a la psicosis que pienso solo sentí en mi primer crisis, (claro que si no me controlara las crisis estoy seguro que llegarían a este estado).

A partir de mis 40 a pesar que trate de seguir con esta situación, comencé a tener cada vez mas episodios de inestabilidad, según lo que he leído llegué a una etapa que se denomina ciclado rápido, pues a pesar de no tener crisis fuertes si tenía estados de manía - depresión, que se repetían constantemente, trate de seguir así pero no me sentía bien por lo que opté nuevamente visitar a un psiquiatra de eso hace unos 3 años.

Esta vez visité al psiquiatra estando en una etapa eutímica, pues no me sentía ni maníaco, ni depresivo, este me explico cosas que había leído por Internet, entre otras que era una enfermedad incurable, pero tratable, que debía tomar medicamentos de por vida si quería estar mejor; de nuevo empecé a estar medicado, lo cual vengo haciendo de forma juiciosa  durante los cuales me he sentido mejor aunque no me siento curado del todo, pues como he relatado en otros apartes del blog tengo altibajos emocionales que no puedo evitar.