Loco o bipolar

Diario de una persona que a los 16 de pronto enloqueció, luego a los 40 cree descubrir que es bipolar y en este momento con casi medio siglo en este mundo, no tiene claro que es lo que tiene.

lunes, 30 de enero de 2012

Edgar Allan Poe y el trastorno Bipolar II



"Los hombres me han llamado loco; pero todavía no se ha resuelto la cuestión de si la locura es o no la forma más elevada de la inteligencia, si mucho de lo glorioso, si todo lo profundo, no surgen de una enfermedad del pensamiento, de estados de ánimo exaltados a expensas del intelecto general. 
Aquellos que sueñan de día conocen muchas cosas que escapan a los que sueñan sólo de noche"

Eleonora. [fragmento]
Cuento de Edgar Allan Poe
Traducción: Julio Cortázar.


A continuación aparece un fragmento de la bibliografía realizada por Julio Cortázar como prólogo al libro los cuentos completos de Edgar Allan Poe.

Pretendo mostrar como la vida de una persona como Poe, se ve afectada por una personalidad inestable que puede asimilarse a lo que se conoce en este momento como trastorno bipolar.

La vida de este poeta fue corta, considerando que era de una familia mas bien acomodada, podría haber llegado a una vejez tranquila,  sus problemas mentales (no se puede considerar que fuera loco) lo afectaron seriamente y lo marcaron fuertemente.

Su legado y virtud fue saber narrar de una forma casi real, parte de los sentimientos causados por sus afecciones, mediante relatos de ficción escritos de una forma poética.

Los comentarios en negrilla y cursiva son de mi autoría

Fragmento del prólogo de Julio Cortázar en “Edgar Allan Poe: cuentos completos”



Con motivo del bicentenario de Edgar Allan Poe (1809-1849), la casa editorial Páginas de Espuma pondrá en circulación el volumen Edgar Allan Poe: cuentos completos, edición comentada, con traducción y prólogo de Julio Cortázar. Reproducimos un fragmento del clásico prólogo de Cortázar que ha sido publicado, como adelanto, por el diario mexicano La Jornada.


Al principio fue el miedo. Se sabe que Edgar temía la oscuridad, que no podía dormir, que “Muddie” debía quedarse horas a su lado, teniéndole la mano. Cuando se apartaba al fin de su lado, él abría los ojos. “Todavía no, Muddie, todavía no…” Pero de día se puede pensar con ayuda de la luz, y Edgar es todavía capaz de asombrosas concentraciones intelectuales. De ellas va a nacer “Eureka”, así como del fondo de la noche, del balbuceo mismo del terror, rezumará la maravilla de “Ulalume”.

El año 1847 mostró a Poe luchando contra los fantasmas, recayendo en el opio y el alcohol, aferrándose a una adoración por completo espiritual de Marie Louse Shew, que había ganado su afecto durante la agonía de Virginia. Ella contó más tarde que “Las campanas” nacieron de un diálogo entre ambos. Contó también los delirios diurnos de Poe, sus imaginarios relatos de viajes a España y a Francia, sus duelos, sus aventuras. Mrs. Shew admiraba el genio de Edgar y tenía una profunda estima por el hombre. Cuando sospechó que la presencia incesante del poeta iba a comprometerla, se alejó apenada, como lo había hecho Frances Osgood. Y entonces entra en escena la etérea Sarah Helen Whitman, poetisa mediocre pero mujer llena de inmaterial encanto, como las heroínas de los mejores sueños vividos o imaginados por Edgar, y que además se llama Helen, como él había llamado a su primer amor de adolescencia. Mrs. Whitman había quedado tempranamente viuda, pertenecía a los literati y cultivaba el espiritismo, como la mayoría de aquellos. Poe descubrió de inmediato sus afinidades con Helen, pero el mejor índice de su creciente desintegración lo da el hecho de que, en 1848, mientras por una parte mantiene correspondencia amorosa con Mrs. Whitman, que aún hoy conmueve a los entusiastas del género, por otra parte conoce a Mrs. Annie Richmond, cuyos ojos le causan profunda impresión (uno piensa en los dientes de Berenice), y de inmediato la visita, gana la confianza de su esposo, de toda la familia, la llama “hermana Annie” y descansa en su amistad, encuentra ese alivio espiritual que requería siempre de las mujeres y que una sola era ya incapaz de darle.

"Eran ya los últimos días de Poe, se pueden notar características de su inestabilidad mental, era dependiente del opio y del alcohol, muestra sus relaciones amorosas todas complicadas, como también que llega a delirios o psicosis, por culpa de estos o a pesar de estos escribe aún relatos asombrosos."

Los movimientos de Edgar en estos últimos tiempos son complicados, fluctuantes, a veces desconocidos. Dio alguna conferencia. Volvió a “su” Richmond, donde bebió terriblemente y recitó largos pasajes de “Eureka” en los bares, para estupefacción de honestos ciudadanos. Pero también en Richmond, cuando recobró la normalidad, pudo vivir sus últimos días felices porque tenía allí viejos y leales amigos, familias que lo recibían con afecto mezclado de tristeza, y quedan crónicas de paseos, bromas y juegos en los que “Eddie” se divertía como un chico. Asoma entonces (parece que en una de sus conferencias) la imagen de Elmira, su novia de juventud, que había quedado viuda y no olvidaba al hombre de quien la apartara una conjura familiar. Edgar debió de verla y pensar en ella. Pero Helen lo atraía mágicamente y volvió al Norte con expresa intención de proponerle matrimonio. Helen era incapaz de resistir la fascinación de Poe, pero no se sentía muy dispuesta a casarse de nuevo. Prometió reflexionar y decidirse. Edgar se fue a esperar su decisión a casa de Annie Richmond, lo cual es perfectamente característico.

"Cuando se dice: -Los movimientos de Edgar son complicados, fluctuantes a veces desconocidos-, no es como estar describiendo a una persona afectada por el trastorno bipolar en un estado de manía?"

El resto se vuelve cada vez más brumoso. Poe recibe una carta indecisa de Helen y, entretanto, su afecto por Annie parece haber aumentado tanto que, al separarse de ella, le arrancó la promesa de que acudiría a su lecho de muerte. Desgarrado por un conflicto entre imaginario y real, Edgar partió dispuesto a visitar a Helen, sin llegar a su destino. “No me acuerdo de nada de lo sucedido”, diría luego en una carta. Pero él mismo narra su tentativa de suicidio. Compró láudano y bebió la mitad del frasco en Boston. Antes de tener tiempo de tomar la otra mitad (que lo hubiera matado) sobrevino la reacción de un organismo ya habituado al opio, y Edgar vomitó el exceso de láudano. Cuando más tarde llegó a casa de Helen tuvo lugar una escena desgarradora, hasta que ella consintió en el matrimonio si Edgar le prometía abstenerse para siempre de toda droga o estimulante. Poe lo prometió, volviendo al cottage de Fordham, donde Mrs. Clemm lo esperaba angustiada por su larga ausencia y los rumores que llegaban sobre las locuras de “Eddie” (…)

"A estas alturas su problema mental esta provocando fuertes crisis que unido a sus relaciones sentimentales complicadas, lo tenían al filo de la navaja, se presenta un intento de suicidio como también una crisis mental, evidenciada cuando dice: No acordarse de hechos"

Quizá este mismo infierno le ayudó a levantarse una vez más, la última, Asqueado por los rumores, la maledicencia, la sociedad de los literati y sus mezquinas querellas, se encerró en el cottage con Mrs. Clemm y luchó con los restos de su energía para salir adelante, editar, por fin, su nunca olvidada revista y reanudar el trabajo creador. De enero a junio de 1849 pareció agazaparse, esperar. Pero hay un poema, “Para Annie”, en el que Poe se describe a sí mismo muerto, feliz y abandonadamente muerto, por fin y definitivamente muerto. Era demasiado lúcido para engañarse sobre la verdad, y cuando iba a Nueva York se entregaba al láudano con desesperada avidez (…)

En julio de 1849, Poe abandonó Nueva York para volver a su ciudad de Richmond. No se sabe por qué lo hizo, como no fuera movido por un oscuro instinto de refugio, de protección. Lleno de presentimientos, se despidió de la pobre “Muddie”, que no volvería a verlo. De una amiga se separó diciéndole que estaba seguro de no regresar; lloraba al decirlo. Era un hombre con los nervios a flor de piel, que temblaba a cada palabra. No se sabe cómo llegó a Filadelfia, interrumpiendo su viaje al Sur, hasta que a mediados de julio, probablemente después de muchos días de intoxicación continua, Edgar entró corriendo en la redacción de una revista donde tenía amigos y reclamo desesperadamente protección. La manía persecutoria estallaba en toda su fuerza. Estaba convencido de que “Muddie” había muerto; probablemente quiso matarse a su vez, pero el “fantasma” de Virginia lo había detenido (…) La alucinante teoría duró semanas enteras hasta que Edgar empezó a reaccionar. Entonces pudo escribir a Mrs. Clemm, pero el párrafo central de su carta decía: “Apenas recibas esta ven inmediatamente… Hemos de morir juntos. Inútil tratar de convencerme: de morir…” Sus desolados amigos reunieron algún dinero y lo embarcaron rumbo a Richmond; durante el viaje, sintiéndose mejor, escribió otra carta a “Muddie” reclamando su presencia. Lejos de ella, lejos de alguien que lo acompañara y cuidara, Edgar estaba siempre perdido. El más solitario de los hombres no sabía estar solo. Apenas llegado a Richmond escribió otra vez (…)

"A estas alturas se puede notar que las crisis mentales son cada vez peores, en esta que se relata llega a un estado de paranoia, adicionalmente nunca fue tratado por médicos, así como entraba en crisis salía de ella y volvía a ser alguien normal ante todas las personas, característica típica de los que sufrimos de trastorno bipolar"

Pero los amigos de Richmond le proporcionaron sus últimos días tranquilos. Bien atendido, respirando la atmósfera viriginiana que, después de todo, era la única verdaderamente suya, Edgar nadó una vez más contra la corriente negra, como había nadado de niño para asombro de sus camaradas. Se le vio de nuevo paseando reposadamente por las calles de Richmond, visitando las casas de los amigos, asistiendo a las tertulias y a las veladas, donde, claro está, lo asediaban cordialmente para que recitara “El cuervo”, que en su boca se convertía en “el poema inolvidable” (…)

A las cuatro de la madrugada del 27 de septiembre de 1849, Edgar se embarcó rumbo a Baltimore. Como siempre en esas circunstancias, estaba deprimido y lleno de presentimientos. Su partida a hora tan temprana (o tan tardía, pues había pasado la noche en un restaurante con sus amigos) parece haber obedecido a un repentino capricho suyo. Y desde ese instante todo es niebla, que se desgarra aquí y allá para dejar entrever el final (…)

El 29 de septiembre el barco atracó en Baltimore; Poe debía tomar allí el tren para Filadelfia, pero se hacía necesario esperar varias horas. En una de estas horas se selló su destino. Se sabe que cuando visitó a un amigo ya estaba ebrio. Lo que pasó después es sólo materia de conjetura. Se abre un paréntesis de cinco días, al final de los cuales un médico, conocido de Poe, recibió un mensaje presurosamente escrito a lápiz, informándolo de que un caballero “más bien mal vestido” necesitaba urgentemente su ayuda. La nota procedía de un tipógrafo que acaba de reconocer a Edgar Poe en un borracho semiinconsciente, metido en una taberna y rodeado por la peor ralea de Baltimore. Eran días de elecciones, y los partidos en pugna hacian votar repetidas veces a pobres diablos, a quienes emborrachaban previamente para llevarlos de un comicio a otro. Sin que exista prueba concreta, lo más probable es que Poe fuera utilizado como votante y abandonado finalmente en la taberna donde acababan de identificarlo. La descripción que más adelante haría el médico muestra que estaba ya perdido para el mundo, a solas en su particular infierno en vida, entregado definitivamente a sus visiones. El resto de sus fuerzas (vivió cinco días más en un hospital de Baltimore) se quemó en terribles alucinaciones, en luchar con las enfermeras que lo sujetaban, en llamar desesperadamente a Reynolds, el explorador polar que había influido en la composición de Gordon Pym y que misteriosamente se convertía en el símbolo final de esas tierras del más allá que Edgar parecía estar viendo, así como Pym había entrevisto la gigantesca imagen de hielo en el último instante de la novela. Ni “Muddie”, ni Annie, ni Elmira estuvieron juntos a él, pues lo ignoraban todo. En un intervalo de lucidez, parece haber preguntado si quedaba alguna esperanza. Como le dijeran que estaba muy grave, rectificó: “No quiero decir eso. Quiero saber si hay esperanza para un miserable como yo”. Murió a las tres de la madrugada del 7 de octubre de 1849. “Que Dios ayude a mi pobre alma”, fueron sus últimas palabras. Más tarde, biógrafos entusiastas le harían decir otras cosas. La leyenda empezó casi en seguida, y a Edgar le hubiera divertido estar allí para ayudar, para inventar cosas nuevas, confundir a las gentes, poner su impagable imaginación al servicio de una biografía mítica.

La Jornada, 15 febrero 2009

"La muerte temprana de Poe puede deberse a unos deseos de dejar este mundo, que encontraron la chispa que desencadenó el incendio, como pudo haber sido una intoxicación alcohólica, provocada por quien sabe que calidad de licor, en sus ultimas palabras se puede notar que a pesar de querer dejar este mundo, se arrepiente de ello, de haberse causado daño y le pregunta a su medico si le queda alguna esperanza, es otra actitud típica de los bipolares, a pesar de desear la muerte en algunos momentos de desbalances, cuando se recupera la estabilidad se quiere seguir viviendo." 

domingo, 22 de enero de 2012

Dopamina y trastorno bipolar

Encontré el artículo "La dopamina: el principal neurotransmisor cerebral relacionado con los trastornos bipolares" en la página web de Forumclinic, es muy ilustrativo porque trata de explicar el trastorno bipolar desde el punto de vista fisiológico del cerebro.

Después de leerlo encuentro explicación a mucho de lo que he sentido y también el porque los medicamentos que he tomado y vengo tomando tienen su efecto sobre mi cerebro.

Precisamente vuelvo a escribir, debido a que estoy algo acelerado, pues hasta el día de ayer llevaba 3 noches seguidas durmiendo mal, me acostaba a la hora normal pero a eso de la madrugada me despertaba y no me era posible volver a conciliar el sueño nuevamente.

Debido a esto me levanto de la cama y me dedico al computador (ordenador para los españoles), a leer sobre diversos temas, entre ellos el de mi problema mental, consulto sobre todo blogs y a través de ellos casi siempre encuentro referencias a páginas científicas, donde hallo información como la que estoy enlazando, antes trataba con buscadores pero encuentro artículos demasiado complicados o desactualizados, no lo que realmente necesito, aunque se dice por muchos que los blogs son inútiles, para mi concepto no lo son, sobre todo cuando se dedican a compartir experiencias, como en el caso de la comunidad de los que sufrimos de trastorno bipolar.

Puede ser algo productivo lo que hago, pero no es bueno para mi salud, cada noche que paso en vela se convierte para el día siguiente en un día con mas acelere, que si no paro esta situación llego de nuevo al desbalance o según lo diría Anfitrite: Me monto de nuevo en la montaña rusa, aunque emocionante no es buena para mi salud, por eso esta noche voy de nuevo a retomar las gotas para dormir para frenar este proceso.

Nota: Hoy siendo ya 30 de enero después de tomar mis gotas para dormir durante solo tres días puedo volver a dormir bien y me siento de nuevo estable.




miércoles, 4 de enero de 2012

La fiestas de fin de año y el trastorno bipolar

Vuelvo a escribir a pesar de sentirme casi normal, para mi es difícil hacerlo en estas condiciones, en los últimos días he estado con mi familia compartiendo las fiestas de fin de año, aprovechando su compañía, pues estamos de nuevo todos, puede ser que el próximo año cambien las condiciones pues mi hija mayor ya terminó sus estudios superiores y espero este trabajando para la próxima navidad lo cual probablemente  haga pero no donde vivimos.

Me siento mejor de mi enfermedad, logro dormir lo necesario para estar compensado, creo que mis emociones están de acuerdo con las situaciones.

Me encuentro agradecido porque llevo ya bastante tiempo sin sentir los sube y baja de mi trastorno bipolar, sin embargo, no estoy feliz del todo (la culpa no la tiene el hecho de sufrir de trastorno bipolar), porque como cualquiera, tengo problemas y preocupaciones, ademas que mi proyecto de vida no es lo que quisiera que fuera.

Para mi la navidad ha sido muchas veces causa de incremento de mi trastorno bipolar, porque ver a la mayoría contenta festejando cuando uno lleva muchas veces un infierno por dentro por sentirse deprimido lo deprime aún mas.

O cuando uno esta en fase de manía en esta época se tiende a incrementar los episodios de manía, porque muchas personas actúan similar a cuando uno esta maníaco sin estarlo y uno puede pasar ante los demás como si estuviera demasiado alegre y no realmente en un estado de manía.

Este año decidí controlarme lo mas posible, apenas probé el licor, no asistí a fiestas desordenadas y a pesar de no dormir a la misma hora de siempre, logré dormir al menos siempre un mínimo de horas, tome muy juicioso mi medicamento para estabilizar el ánimo, para cualquiera puedo parecer muy aburrido pero gracias a esto logré sobrevivir a este fin de año sin tener crisis,  es mejor haber tenido de pronto pocas noches de alegría o ninguna, que dejarme llevar por las fiestas y el desorden para terminar con un periodo de pronto largo de altibajos emocionales.

En esta época se tiende a tomar mas licor, a dormir desordenadamente, a estar en festividades con mucha gente, a realizar cosas que si se hicieran en otras épocas del año, se podría decir que se esta loco, por esto pienso que la navidad no es una época adecuada para nosotros los que sufrimos de trastorno bipolar.

Adicionalmente para mi forma de ver el mundo es una época triste, pues no creo en un Dios que todo lo puede y que cada año se festeje que vino en forma de hombre a la tierra, pues en nombre de este Dios los que sufrimos perdonamos todo lo que nos pasa y los que nos dominan en nombre de ese Dios hacen a los demás desgraciados y casi siempre no nos damos cuenta.