Loco o bipolar

Diario de una persona que a los 16 de pronto enloqueció, luego a los 40 cree descubrir que es bipolar y en este momento con casi medio siglo en este mundo, no tiene claro que es lo que tiene.

lunes, 23 de enero de 2017

Video: El mito de la cura química, por la Dra Joanna Moncrieff

https://www.youtube.com/watch?v=Xw0V0994x7g

En el video que se enlaza se muestra la presentación del libro Hablando Claro de la Dra Moncrieff en España, donde se muestra una visión poco aceptada por la psiquiatría moderna sobre como funcionan los psicofármacos, básicamente muestra el siguiente modelo que ella definió respecto a como funcionan dichos medicamentos:


Los psicofármacos se prescriben con frecuencia para las personas con problemas emocionales y de comportamiento - problemas que actualmente etiquetan como 'depresión' 'esquizofrenia' ', el trastorno bipolar "y" TDAH ".  Al tratar de comprender plenamente lo que estos medicamentos en realidad hacen a la gente, he formulado dos "modelos" diferentes de la acción del fármaco: El modelo “centrado en la enfermedad ", y el modelo' centrado en la medicación'. El modelo centrado en la enfermedad sugiere que los fármacos psiquiátricos funcionan porque invierten, o parcialmente revierten la enfermedad o anomalía que da lugar a los síntomas, de un trastorno psiquiátrico en particular.  Así 'los antipsicóticos' se cree que ayudan a contrarrestar las alteraciones biológicas que producen los síntomas de la psicosis o la esquizofrenia, como se cree que "los antidepresivos" actúan sobre los mecanismos biológicos que producen los síntomas de depresión y se cree que 'los ansiolíticos actúan sobre la base biológica de la ansiedad. 'Los estabilizadores del humor' se piensa corrigen el proceso patológico que da lugar a la condición de la depresión maníaca (trastorno bipolar) o, como a veces se afirma, a la variabilidad del estado de ánimo en general.

El modelo centrado en la enfermedad es tomado de la medicina general y presenta las drogas a través del prisma de la enfermedad, trastorno o constelación de síntomas, que se cree que los medicamentos pueden tratar. De acuerdo con este punto de vista, los medicamentos tienen sus efectos en un sistema nervioso enfermo o anormal. Los efectos principales de los fármacos los ejercen sobre el proceso de la enfermedad. Todos los demás efectos son de interés secundario y se les conoce como 'efectos secundarios'. Un ejemplo de la medicina, que se cita a menudo por los psiquiatras en un esfuerzo para forzar el modelo centrado en la corrección de la enfermedad, es el uso de la insulina en la diabetes. Mediante la sustitución de alimentación defectuosa del cuerpo de la hormona insulina, el tratamiento con insulina de reemplazo ayuda a mover el cuerpo hacia un estado más normal. Sin embargo, incluso los tratamientos sintomáticos como analgésicos actúan de una manera centrada en la enfermedad, ya que producen sus efectos por contrarrestar algunos de los procesos fisiológicos que producen dolor.

En contraste, el modelo 'centrado en el fármaco' sugiere que, lejos de la corrección de un estado anormal, como el modelo de la enfermedad sugiere, los medicamentos psiquiátricos inducen un estado anormal o alterado. Las drogas psiquiátricas son sustancias psicoactivas, como el alcohol y la heroína. Las sustancias psicoactivas modifican la forma en que funciona el cerebro y de esta manera producen alteraciones en el pensamiento, el sentimiento y la conducta. Las drogas psicoactivas ejercen sus efectos en cualquier persona que los tome, independientemente de si tienen o no una condición mental. Las diferentes sustancias psicoactivas producen diferentes efectos, sin embargo. El modelo centrado en drogas sugiere que los efectos psicoactivos producidas por algunos fármacos pueden ser terapéuticamente útiles en algunas situaciones. Ellos no hacen esto en la forma en que el modelo centrado en la enfermedad sugiere al normalizar la función cerebral. Lo hacen mediante la creación de un estado cerebral anormal o alterado que suprime o sustituye las manifestaciones de problemas mentales y de comportamiento.

Modelos alternativos de Acción de Drogas
Modelo centrado en la corrección de la enfermedad
Modelo centrado en efecto de las drogas
Las drogas ayudan a corregir un estado anormal del cerebro
Las drogas crean un estado anormal del cerebro
Drogas como tratamientos de la enfermedad
Las drogas psiquiátricas son como las drogas psicoactivas
Los efectos terapéuticos de los fármacos derivados de sus efectos en un proceso de la enfermedad subyacente
Los efectos terapéuticos se derivan del impacto del estado inducido de las drogas en los problemas de conducta y emocionales
Paradigma: insulina para la diabetes
Paradigma: de alcohol para la ansiedad social

Un ejemplo aceptado del modelo drogas centrada es los beneficios propuestos de alcohol en las personas que sufren de fobia social o ansiedad social. El alcohol ayuda a reducir la ansiedad social no porque corrige un desequilibrio bioquímico subyacente, sino porque las características de la intoxicación por alcohol inducida, incluyen la relajación y desinhibición. Es el estado superpuesto de intoxicación el que ayuda, no los efectos de la droga en un mecanismo de la enfermedad.

Otro ejemplo interesante es el uso de analgésicos opiáceos, como la morfina. Los opiáceos ejercen un efecto directo 'centrado en la enfermedad "al disminuir la conducción de los mensajes de los nervios del dolor, pero también tienen efectos psicoactivos bien reconocidos. Inducen un estado alterado característico en el que las personas se vuelven emocionalmente distantes o indiferentes, a veces esto se conoce como "anestesia emocional". Las personas que han tomado opiáceos para el dolor a menudo dicen que todavía tienen un poco de dolor, pero no se preocupan más. Este es un efecto 'centrado en las drogas "en la medida en que demuestra la superposición de la experiencia del dolor por una alteración inducida por drogas en la experiencia emocional.


Cuando los medicamentos psiquiátricos modernos se introdujeron en la década de 1950, fueron entendidas de acuerdo con un modelo centrado en las drogas. Los antipsicóticos, por ejemplo, que luego fueron conocidos como "los principales tranquilizantes", eran considerados como un tipo especial de sedante. Se cree que tienen propiedades que les hizo singularmente útiles en situaciones como un episodio psicótico agudo, ya que podrían frenar el pensamiento y amortiguar la emoción, sin dormir, simplemente inducir, pero no fueron considerados como un tratamiento de metas de la enfermedad. Por la década de 1970, sin embargo, este punto de vista fue eclipsado y el modelo centrado en la corrección de la enfermedad por acción del fármaco se convirtió en dominante. De acuerdo con las drogas psiquiátricas eran considerados como los tratamientos específicos que trabajaron por la orientación de una enfermedad subyacente o anormalidad. El cambio se demuestra más claramente en la manera en que las drogas se nombraron y clasificaron. Antes del año 1950 las drogas se clasificaban de acuerdo a la naturaleza de los efectos psicoactivos que producían. Los medicamentos existentes fueron crudamente clasificados de acuerdo con sus efectos como sedantes o estimulantes sobre el sistema nervioso. Después de la década de 1950, sin embargo, las drogas se nombraron y clasificaron según la enfermedad o trastorno que se cree tratan: Antidepresivos, antipsicóticos y ansiolíticos, por ejemplo.

El ascenso del modelo centrado en la corrección de la enfermedad por acción del fármaco, no se produjo debido a la abrumadora evidencia de la superioridad y la verdad del modelo centrado en la enfermedad. No había entonces, y no es ahora, pruebas convincentes de que cualquier clase de fármacos psiquiátricos tiene una acción centrada o enfermedad específica de la enfermedad. Ni siquiera hubo ningún debate real acerca de las teorías alternativas de la acción del fármaco. El modelo de la enfermedad centrada simplemente se hizo cargo y la visión del modelo centrado en las drogas, simplemente se desvaneció. La gente se olvidó que alguna vez hubo otra forma de entender cómo las drogas psiquiátricas podrían funcionar.


Mi trabajo se ha centrado en la rehabilitación de la visión del modelo centrado en la acción del fármaco, porque creo que es la forma correcta de entender que están haciendo los medicamentos que utilizamos actualmente, cuando se toman por personas diagnosticadas con problemas mentales. El modelo centrado en las drogas exige una comprensión más completa de la gama total de efectos que las drogas producen y se inicia desde el punto de vista de que todas las drogas son sustancias químicas extrañas que necesariamente cambian la forma en que el cuerpo normalmente funciona. El modelo centrado en las drogas enfoca nuestra atención en el impacto que tienen las drogas en el cuerpo y el cerebro, y en todas las posibles consecuencias que las alteraciones inducidas por fármacos pueden tener sobre cómo las personas piensan, sienten y se comportan. Es un punto de partida necesario para el uso sensato, prudente y seguro de los medicamentos en los servicios de salud mental.

9 comentarios:

  1. veamos...creo haber sacado en claro ke las drogas sikiátrikas son "buenas" en tanto en cuanto colaboran a corregir un desorden mental fisiológico y son "malas" si alteran el funcionamiento normal de un cerebro fisiológicamente sano...no sé si voy bien...el artículo se me hace denso
    pues bien...ya ke nuestra conducta obedece a múltiples sensaciones, pensamientos, emociones e instintos es del todo comprensible ke la sikiatría opere en ella a machetazos si es preciso, pues a nadie se le escapa lo mucho ke se desconoce y esta perogrullada es algo ke toda persona sikiatrizada debe tener muy bien presente.
    Sin embargo no tengo objeciones contra posibles alteraciones de conciencia siempre y cuando éstas me acomoden mejor conmigo, con el mundo y con los valores vitales...pues reconozco ke el cerebro...aún teniendo sus perfecciones es imperfecto sólo porke está desarrollándose y evolucionando.

    buen día

    ResponderEliminar
  2. Lo que habla la Dra Moncrieff no es respecto a que las drogas sean como tal buenas o malas, si no la forma en que según su concepto actúan, para ella las drogas no arreglan problemas mentales, si no que modifican el funcionamiento cerebral: Lo que para determindos casos, como tu planteas pueden considerarse machetazos que pueden ser buenos y necesarios para que según tu forma de decir una persona desacomodada pueda acomodarse con el mundo y con los valores vitales.

    ResponderEliminar
  3. Me temo sonar áspero, pero esa visión que tiene la Moncrieff estaría muy bien como modelo si no acabase en una insidia. Por supuesto que las drogas psiquiátricas cambian el estado mental y por supuesto que arreglan. Las dos cosas. Los enfermos mentales tenemos problemas con el flujo de nuestra conciencia que a veces desparrama. Bien. Pues si bajando la presión aquí y allá (qué y dónde, como y lo que sea) se consigue el hecho real de que el sistema circulatorio que alimenta la personalidad no colapse, que su sangre siga llegando a todos sus órganos y poder seguir siendo así el mismo sanguíneo de siempre: funcional, útil y vivo es cosa de celebrar y no de demonizar. Esta mujer pasa por alto que la locura es una monstruosidad, una enfermedad muy seria. La medicación no te hace mejor persona, ni te acomoda más al mundo. Te hace persona. Para trabajar, convivir o crear. Las pastillas no serán un agua bendita pero hacen posible el milagro, de restaurar la lucidez y sostenerla.

    ResponderEliminar
  4. Hasta donde interpreto lo que dice la Moncrieff ella como tal no demoniza a los psicofármacos, trata de mostrar de una forma mas clara como es que funcionan realmente, no como pretenden mostrar falsamente como funcionan según la psiquiatría moderna, como tal la Dra Moncrieff no las clasifica como buenas o malas, plantea tambien que son unas de las herramientas de las que se dispone para el tratamiento de personas con problemas mentales y que no descarta que su uso sea benéfico siempre y cuando se usen para casos que realmente se necesiten. Lo que si critica muy fuertemente y como tal se puede tomar como que demoniza a los psicofármacos es el uso a veces indiscriminado de estos para casos que son muchos y podria decirse que es un porcentaje muy alto en personas para las que realmente no son la mejor alternativa y que en cambio pueden resultar muy perjudiciales.

    ResponderEliminar
  5. Puede que lleves razón, y prefiera pensar que Moncrieff es únicamente una tecnófoba. Humanizar a la francotiradora, y no posicionarme más ni escuchar los cantos de sirena que apelan a conspiraciones mercantilistas. No lo sé. Moncrieff para mí solo es una idealista. Por muy pro-derechos individuales que yo me considere, esos valores son una cuestión social aparte, cerca del consenso y el querer aceptar riesgos… De libertad, y dialéctica verdad-error. No una realidad esencialista, de escrúpulos y sus pugnas. Salvo un moralista, nadie tira conscientemente piedras contra su propio tejado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Veo que no estamos de acuerdo en cuanto a la forma como vemos a las medicinas, yo me voy con el modelo de la que para ti es solo una idealista y que maneja teorías conspiranoícas, donde muestra las medicinas de acuerdo como funcionan dentro del organismo.
      Tu te vas por el modelo oficial y también es válida tu opinión.
      Sin embargo, me parece que para apoyar una forma de ver las cosas no se debe atacar desacreditando a la persona que tiene una opinión contraria a la tuya, mas bien es presentar argumentos claros en contra de las teorías que no se comparten y a favor de la teoría que compartimos.

      Eliminar
    2. Si hablamos de visión, como tú dices, los psicofármacos son solo para mí una tecnología más como puede ser viajar en coche, pero cuyo uso y bondad no tiene que ser (sé que uno de los dos está equivocado, ambas cosas no tienen la misma validez) una cuestión de opinión para los trastornos mentales graves y sí una opción aunque muy interesante para los desajustes del comportamiento menores. En cuento al modelo de cómo actúan, ya he dicho que me parece simplista quedarse con uno u otro.

      Eliminar
  6. Ayer vi una entrevista en la ke Gabilondo entrevistaba a un afamado sikiatra ke se había pasado a la investigación en el Proyecto Brain, en el cual están basando o lo intentan, los cimientos del funcionamiento o mapa del cerebro humano. Me sorprendió la de veces ke dijo no sé o no se sabe. También dijo ke lo ke más le había movido a la investigación era la frustración en el campo de la sikiatría en enfermos a los ke únicamente se podía procurar remedios paliativos. La sikiatría no cura y lo sabe, como me lo ha mencionado alguna de las sikis por las ke he pasado con cierta desazón.
    Este médico en cuestión estudiaba el cerebro con el afán de dar con las irregularidades del mismo y con la esperanza de curar realmente enfermedades neurodegenerativas, Parkinson, Alzheimer, Esquizofrenia y en el lote incluía las depresiones sin ke llegara a mencionar concretamente la bipolaridad.
    Se debe vigilar y estar atentos a cuantos mensajes de advertencia llegan sobre la operatividad de los psicofármacos, de los intereses ke los sitúan en el mercado y de las dependencias ke pueden crear o males añadidos, como se debe atender a su efectividad en uno mismo sin defenestrar otras "curas o remedios".
    Es tarea de uno el acomodar los episodios dentro de su biografía personal y hacer las debidas correcciones de rumbo vital por más ke las galernas sigan apareciendo y dejarse al pairo únicamente de la sikiatría no me parece lo más lúcido aunke sí necesario.
    Gracias a ambos....me gusta leeros

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es claro para muchos de los psiquiatras que para los pacientes realmente afectados por problemas mentales graves, ej: Parkinson, esquizofrenia; las medicinas existentes solo como tu dices en el comentario "procurar remedios paliativos", sin embargo para otros muchos es muy claro que las medicinas corrigen el funcionamiento del cerebro, a pesar de que como dices tambien que en muchos experimentos no se sabe o no se tiene conocimiento claro y concluyente sobre las pautas del funcionamiento del cerebro.

      Eliminar