Loco o bipolar

Diario de una persona que a los 16 de pronto enloqueció, luego a los 40 cree descubrir que es bipolar y en este momento con casi medio siglo en este mundo, no tiene claro que es lo que tiene.

miércoles, 1 de septiembre de 2010

Un paciente de trastorno bipolar con tristeza

Me siento con angustia existencial, algo como un sentimiento que médicamente puede decirse ansioso, me siento inconforme con lo que pasa a mi alrededor, sobre lo que soy; me considero de poca importancia y que es poco lo que hago por mi y por los demás, que sigo vivo y debo seguir viviendo, ¿Por que?, por eso, porque estoy vivo, me entristece saber que muchas personas sufren en este mundo, por falta de alimentos o por las guerras que matan a los mas necesitados que son provocadas y financiadas por los que todo lo tienen y que quieren seguir teniendo, aunque según ellos justifican: Que muchos deban sufrir las consecuencias, que en términos que utilizan son daños colaterales necesarios para que en este mundo sea mejor, para que pueda haber democracia y libertad, pero resulta irónico que esta democracia y libertad solo la pueden disfrutar los poderosos, porque para los demás son solo ilusiones.

Estoy triste y realmente creo que es tristeza (pienso que es parte de que estoy mejor de mi cabeza), es bastante ilógico decirlo, pero hace mucho tiempo que no diferenciaba bien la tristeza, de la depresión, claro que para este síntoma del corazón no existe un remedio químico, pues todo lo que tomamos para superarla son simples paliativos que no curan, como si existen químicos para controlar la depresión.

La tristeza como tal no se cura si no que pasamos a otros estados del corazón, como cuando algo alegre que nos pasa así de simple, no trato de apaciguar esta tristeza con nada, como tampoco quise hacerlo cuando me deprimía por mi trastorno bipolar aunque de pronto si había algo que hacer.

5 comentarios:

  1. Hola que tal, investigando acerca de la bipolaridad encontré tu blog.
    La verdad es que me pongo a pensar cómo en ciudades violentas en las que muchos vivimos sea posible no vivir estresado, con la angustia de ser la próxima víctima de un asalto, secuestro express, o una bala perdida. Si voy más allá, me apena tanto ver niños abandonados, sufriendo, gente que vive en la miseria, y no se cómo ayudar. Uno se queda con un sentimiento de vacío y frustración. Soy bipolar? no creo, o no lo sé. Nunca me gustó ser encasillada ni encasillar.
    Tengo una hija de 17 a la que le acaban de diagnosticar "desbalance del ánimo" y la envían al siquiatra para que la medique. Esto me ha llevado a buscar que significa todo esto, y lo único que encaja en ese término es la bipolaridad.
    Mi adolescencia no tuvo la armonía ni el amor que tiene mi hija. Yo no salía al cine ni a acampar con mis papás como mi hija, nadie me aconsejaba ni analizaba las cosas como lo hacemos con ella, mi papá no surfeaba conmigo, y cuando sacaba malas notas en la libreta nadie me abrazaba y me decía que la próxima sería mejor....A nosotros nos castigaban, nos daban con la correa y nos mandaban a callar porque "soy tu padre". Nunca nos mandaban al sicólogo que nos analice y le ponga nombre a nuestro paso por la adolescencia.
    Estoy triste y confundida, quiero ayudar a mi hija pero no estoy segura como hacerlo.

    ResponderEliminar
  2. Hola
    Muy interesante este blog.
    Mira a mi me diagnosticaron como maniaca depresiva a los 19 años y ahora a mis 37 como bipolar tipo 2, menos mal ahora investigue y hay que sobrellevarlo, la medicacion ayuda y mucho y obvio combino el acido valproico con litio y con ejercicio que es vital para las endorfinas y sentirse bien y descargar tanta carga fisica como emocional.
    Lo que si no he podido es llegar a confiar del todo en alguien y que no le encasillan a uno como la loca o la pobre chica con un problema emocional.
    Quiero saber que pasa si uno combina una o dos copas de vino con la medicacion...pierden el efecto o sucede algo mas, espero que alguien me lo aclare,,,

    ResponderEliminar
  3. A Sandra

    No vivo en una gran ciudad como en tu caso pero si veo a mi alrededor mucha miseria, aunque resido en un país considerado violento, en mi entorno al habitar en un pueblo chico, no hay tanta inseguridad y vivir es mas bien tranquilo.

    Las épocas cambian y la forma como nos criaron es diferente a como criamos a nuestros hijos, el ser bipolar es duro, pero en esta época se puede estar mas enterado de lo que es nuestro problema y como sobrellevarlo mejor, compartir en la red es parte de esto, pues a pesar que en mi caso diga un nombre no significa que no sea un anónimo mas.

    Podemos enterarnos y compartir experiencias sin darnos a conocer y sin ser excluidos por lo que somos o padecemos.

    El autor

    ResponderEliminar
  4. Hola soy mexicana, estoy en psicoterapia por un diagnostico presuntivo de trastorno bipolar, estoy medicada con olanzapina y lamotrigina, tuve dos brotes de agresividad el año pasado, motivo por el cual acudi con el psiquiatra, estos dias me siento triste, angustiada, temerosa, con deseos de estar en cama todo el dia, pero como tengo una nena de 4 años no puedo hacerlo pues tengo que atenderla. Es dificil sentirse asi, sin animos, pensar que nada tiene sentido; espero mejorar con el tratamiento, pues me quiero sentir feliz pero cero agresiva.

    ResponderEliminar
  5. Hola mexicana

    Espero que tu diagnostico como tal no sea confirmado como bipolar y que de pronto sea otro problema menos grave o que sea una situación sicológica la cual muchas veces como he dicho en los post, algunos médicos o psicólogos diagnostican a personas con problemas coyunturales como enfermos lo cual no ayuda a mejorar, sin embargo, si te confirman como bipolar, bienvenida al club, tampoco es para morirse pues en mi caso he logrado estar mejor luego de mucho tiempo inestable.

    Los síntomas que comentas los compartimos muchos con varias enfermedades mentales, como por problemas psicológicos por situaciones de la vida como lo podría ser estar criando a un hijo pequeño, junto con otros problemas que tiene el vivir en este duro mundo en esta dura época.

    ResponderEliminar