Loco o bipolar

Diario de una persona que a los 16 de pronto enloqueció, luego a los 40 cree descubrir que es bipolar y en este momento con casi medio siglo en este mundo, no tiene claro que es lo que tiene.

martes, 15 de enero de 2013

Ni tanto que queme al santo, ni poco que no le alumbre


Es un dicho muy común en mi entorno, es muy significativo en cuanto que los extremos no son lo mas conveniente, como lo he expresado a través de mi blog, creo que mi problema de trastorno bipolar tiene su base física, biológica o química o como quiera llamarse, mas que un problema espiritual, psicológico, de falta de carácter, de castigo de mi diosito, de ganas de joder o de otras cosas parecidas.  La forma que se viene afrontando este tipo de problemas mentales en muchas partes  del mundo no ha sido la mejor, porque en los países ricos, mas que querer en muchos casos que el paciente mejore significativamente, el interés de muchos sectores económicos que tienen relación con la medicina es que el paciente como tal genere un máximo de utilidad y en los países pobres la falta de recursos tanto de personal medico que atienda los pacientes, de recursos del sistema de salud publico, de los pacientes y/o sus familias hacen que la atención sea precaria.

He leído en varios blog y en artículos periodísticos que se esta desarrollando una nueva versión del manual de psiquiatría, la 5.0, que es una base casi mundial de consulta para los diagnósticos y tratamientos de los problemas mentales y según parece si se toman en cuenta los intereses de las farmacéuticas por encima de las opiniones de muchos médicos honestos, este manual daría como resultado que casi todas las personas tendrían algún problema mental, por lo tanto deberían ser tratadas con medicamentos, algo bastante dañino tanto para los enfermos mentales como para las personas que no son enfermas mentales, porque se perdería la referencia a tomar de cuando una persona esta sana respecto a cuando esta enferma; cosa que en este momento parece clara para los psiquiatras bien aterrizados.

Como lo he expresado anteriormente si se aumenta artificialmente el numero digamos de bipolares estarían un gran número de personas que realmente no lo son y si se realiza un estudio respecto a un tratamiento X los resultados probabilísticos serían completamente errados y no servirían para mejorar los tratamientos.

También se tendría que personas sanas mentalmente tengan que cargar con un estigma que no es nada bueno, al ser consideradas raras o locas, sin tener ningún problema, claro que si se llega a que una gran mayoría o casi todas las personas llegan a ser consideradas como afectadas por trastornos mentales no podría estigmatizarse tanto porque al ser considerados todos como trastornados, estaríamos en iguales condiciones y desaparecería tanta discriminación.

Pasa que se ha tenido cierto avance en el conocimiento de los problemas mentales y en el desarrollo de medicamentos, en este momento es posible tratar una gran cantidad de problemas mentales, con medicamentos que ya tienen una molécula genérica muy probada y de bajo costo, también teniendo en cuenta que realmente las personas con problemas mentales somos una minoría se tiene que la ecuación desde el punto de vista financiero no es un gran negocio, si se toman en cuenta estas condiciones, para rescatar la industria farmacéutica es posible lograrlo aumentando el numero de pacientes y/o trabajando con moléculas nuevas que tengan patentes y que permitan tener grandes utilidades, porque las que se usan actualmente en su mayoría ya tienen vencidas las patentes y se pueden elaborar genéricos de muy bajo costo.

En mi caso he hablado con un médico amigo y me dice que los trtatamientos aprobados en Colombia para los sistemas de salud se basan en moléculas genéricas de muy bajo costo y que bien manejadas tanto por los médicos y por los pacientes pueden controlar mas del 90% de los problemas si son debidamente diagnosticados, le pregunté por los medicamentos que tomo: Genéricos que llevan mucho tiempo usándose y me comenta que se usan para varios problemas mentales que guardan relación, con muy buenos resultados y cuyo costo es mínimo pudiendo ser de 5 dólares al mes o menos para el sistema.

Por otro lado estoy en contra de las personas que niegan de tajo que el problema mental que tengo y que otros también sufren, no sea de base bioquímica,  traté por otros medios de controlar mi problema acudí a psicólogos,  tome compuestos naturales y de pronto lo único que me ayudo en algo es un compuesto con base a valeriana que funciona como ansiolítico y muy similar a ansiolíticos de origen sintético, trate también mediante auto control y lo que no he hecho es acudir a pedir a Dios bien sea directamente mediante la oración o a través de un intermediario en la tierra llámese cura o pastor dado que no creo en la religión, lo único que me ayuda realmente es la medicación, eso si cuando se ha llegado a detectar cual es la mas adecuada cosa que demoró bastante tiempo.

No estoy de acuerdo con la antipsiquiatría, a pesar que algunas de las denuncias que hacen son verdaderas,  pero llegan hasta el extremo de negar una especialidad médica de efectividad reconocida, sobre todo una corriente que últimamente encuentro en internet que es impulsada por la cienciología y que en ocasiones anteriores utilicé como base para criticar a la psiquiatría.

Critico al mal manejo que se le da en ocasiones a la psiquiatría cuando según mi apreciación es mal encausada, pero confío en esta cuando se usa adecuadamente.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario