Loco o bipolar

Diario de una persona que a los 16 de pronto enloqueció, luego a los 40 cree descubrir que es bipolar y en este momento con casi medio siglo en este mundo, no tiene claro que es lo que tiene.

jueves, 12 de septiembre de 2013

Llegando a la depresión

Tal como lo pensaba: Deprimido, me siento mal, aunque analizando mi situación actual no existe razón para estarlo.
Mis obligaciones me obligan a salir y a realizar muchas cosas, sin embargo, las hago por impulso, por mi no saldría en todo el día de la casa.
Todo es tan raro, hace unos pocos días no podía estar quieto, tenía ánimos para todo, para trabajar en varios frentes y a la vez para querer salir después de haber laborado por muchas horas, ahora solo espero tener cualquier oportunidad para tirarme en la cama donde me siento aun peor.
Era una situación de esperarse, pero cuando se llega a ella realmente es difícil soportarla, aunque como consuelo digo: Es mejor que estarla embarrando por estar acelerado.
Hasta escribir estar lineas me costó mucha dificultad, pues no quiero hacer nada, solo lo hago para mostrar como es nuestro problema y sus diversas facetas.
Afortunadamente tengo a quien echarle la culpa, a mi problema mental, no a otros, ni llego a pensar que mi vida es una completa desgracia, por lo que no se merece la pena vivir mas, que es lo que he visto en otros y era lo que de pronto pensé antes cuando no tenía bien claro mi dolencia.
Aun así después de reflexionar y de encontrar la explicación lógica a todo lo que siento, sigo sintiéndome mal, muy mal y solo el tiempo permitirá que cambie mis sentimientos.


5 comentarios:

  1. Estimado Oscar, te escribe María Elena la bipolar de Venezuela.

    He estado leyendo tu post y te cuento que estoy pasando por los mismo (la depresión), en mi trabajo estoy sobrecargada de actividad y el estrés me paraliza,eso aunado con que han incorporado en los trabajadores a otro arquitecto para suplir las funciones que no puedo emprender pues hay mucha actividad.
    Te confieso que al principio me dió mucha rabia, y empecé a detestar a mi colega, pero luego dejé ese sentimiento a un lado pues una persona muy joven y con ese tipo de gente siento mucha ternura pues me inspiran a darle un poco de mi experiencia profesional aunque no lo agradezcan.
    Por otro lado recibí una llamada de mi madre con quien no tengo contacto desde hace mas de 8 meses y abrí mi corazón y le he dicho lo incomprendida que me siento con su actitud evasiva y a veces sobre protectora por mi enfermedad.
    Esas dos cosas han sido disparadores de una depresión que me tiene hoy tumbada en la cama y recurrí a tomar un ansiolítico que tengo recetado de emergencia, como ves, son dispradores.
    Por un momento pensé en dejarlo todo así, en renunciar a todo y volver a la rutina de no hacer nada, pero luego me di cuenta que es mucho peor y el peor castigo es quedarse en blanco.
    Así que hoy descanso, mañana continúo como pueda...caer,leavantarse, cometer errores, colver a caer, fracasar, intentarlo de nuevo es parte de nuestra enfermedad...

    Estás en mi lista de lectura, así que ando pendiente de ti,

    Un Saludo Afectuoso,

    María Elena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Maria Elena

      Gracias por leerme y como dices estar pendiente de mi, te comento que mi depresión ya ha cedido bastante, espero estar en normalidad pronto.
      Saber que no es culpa nuestra, ni de otros, es lo que hace que aun ante sentimienos tan molestos y negativos, busquemos alternativas para seguir viviendo y como dices en tu caso trabajar.
      Animo este tiempo duro nos pasará y podremos vivir como los demás, algunas veces contentos y de pronto tambien tristes pero no deprimidos.

      Saludos y abrazos desde la hermana república de Colombia.

      Eliminar
  2. Estimado Oscar, leo tu blog hace meses y me ha hecho mucho bien. Agradezco tu apertura y sinceridad al compartir tus sentimientos y experiencias. Sentirse deprimido y lo que viene con eso, que para mi son estados de ansiedad, paranoia social (no quiero ver a nadie), pensamientos obsesivos compulsivos me debilitan mucho y me hacen caer en un aislamiento tremendo muy negativo. Me dificultan hacer mi trabajo y afectan mis relaciones familiares y como veo el mundo a mi alrededor. Es cuando he salido de estos estados depresivos, luego de meditarlos mucho, que entiendo lo que ha pasado por mi mente y comprendo hasta donde la enfermedad llega.

    Ni que decir de los estados hipomaníacos y maníacos, sería un post muy distinto. Pero tu blog, me ha enseñado mucho. Gracias y espero te sientas mejor.

    ResponderEliminar
  3. hace dos años me dijeron que soy bipolar, después de varias crisis por fin alguien le dio nombre a lo que tengo.
    he querido hablar con alguien que tenga lo mismo que yo, que me entienda cuando me siento mal y no solo me diga que le eche ganas, me siento mal y es algo que no puedo controlar.
    que cuando sienta que nada tiene sentido sepa no es por falta de fe, no tiene nada que ver con Dios porque se bien que gracias a El sigo aquí.
    que entienda que cuando me he echo daño no a sido por llamar la atención como los demás me han dicho.
    no es fácil vivir con la incertidumbre de no saber de que ánimo amanecerás mañana.
    quien soy realmente? la que hace locuras y ríe de todo o la que está siempre melancólica y llora de todo...

    ResponderEliminar