Loco o bipolar

Diario de una persona que a los 16 de pronto enloqueció, luego a los 40 cree descubrir que es bipolar y en este momento con casi medio siglo en este mundo, no tiene claro que es lo que tiene.

miércoles, 18 de febrero de 2015

En este momento estoy dudando sobre si sufro o no trastorno bipolar.

De nuevo vuelvo a sentir desbalances, en los últimos días no he podido dormir bien, adicionalmente he sentido de nuevo una depresión en aumento desde hace unos dos o tres días. Como reacción a lo anterior deberé tomar de nuevo las gotas para dormir las cuales en las dos ocasiones anteriores me controlaron la situación.
Anoche dormí muy poco, me acosté a eso de las 11 de la noche y estoy despierto desde las 3 de la mañana, en este momento me siento bastante indispuesto, por el embotamiento que le de a uno no haber dormido lo suficiente para descansar.
Esta es ya como la tercera o cuarta vez que tengo desbalances, desde que deje de tomar el ácido valpróico, que me fue recetado por el psiquiatra como regulador del ánimo.
Comparando las épocas cuando tomaba el ácido valpróico y ahora que no lo estoy tomando creo sentir casi lo mismo, vuelvo a tener intentos de desbalances, que paro como de igual forma hacía con las gotas para dormir y después cuando cede el insomnio y dejo de tomarlas, puedo tener un buen número de días con sentimientos que se pueden decir normales; cuando tomaba el ácido valpróico de pronto me sentía mas aplacado, con un estado de animo que se denomina para mi y para muchos de como plano o neutro, como algo vacío de sentimentalismos, ahora de pronto vuelvo a sentir algo mas de depresión que generalmente es leve y de pronto de algo mas de hipomanía, pero se que estoy mas expresivo en cuanto a lo que siento en la vida diaria.
Desde hace ya como un año tuve un cambio en la forma como aprecio mi problema mental, sobre todo desde que vengo leyendo sobre como se ha formado una nueva idea que se podría decir equivocada, de lo que es el trastorno bipolar, o que lo que yo tengo de acuerdo con las nuevas definiciones de lo que es el trastorno bipolar no es este, si no otro problema, analizando lo que he sentido y comparándolo con las definiciones de los problemas mentales, lo que he sufrido encaja bien en la definición antigua que se denominaba psicosis maníaco depresiva, pero no con la definición actual del trastorno bipolar: En mi caso se que se tienen muy claros los sentimientos de manía y depresión cuando hay una crisis, porque estos son muy fuertes y duraderos, para el resto del tiempo después de las crisis se pueden presentar episodios de cambios de ánimo de forma mas leve, además que habiendo convivido ya por mas de 30 años con mi problema mental, o como también llamo yo de tener sentimientos encontrados, se que tengo algo en mi cabeza o que puede ser parte de mi temperamento que me lleva a sufrir cambios bruscos de ánimo, a sufrir de insomnio y que si no hago nada para controlar la situación voy navegando hacia sentimientos cada vez mas marcados que me hacen actuar de forma diferente a como actuan la mayoría de las personas y por lo cual tengo problemas.
Bien sea que si tenga o no un desbalance químico en mi cerebro, se con seguridad que a veces me siento demasiado mal o demasiado bien sin haber una justificación para ello, que cuando estoy muy desbalanceado y tomo ciertas sustancias puedo cambiar lo que siento y de pronto sentir alivio.
Como he dicho en anteriores posts el hecho que ya demasiadas personas sean diagnosticadas como bipolares no es algo positivo; ya que lo mas seguro es que muchas de ellas no sufran realmente de un problema mental o de personalidad o del alma o de lo que sea y que sin tener de pronto nada malo estén tomando unos medicamentos que realmente no lo hacen sentir a uno bien, aunque pueden ser un mal menor cuando se tienen fuertes alteraciones de las emociones. De pronto por eso, los avances sobre medicamentos o sobre tratamientos para los que es posible que  si estemos enfermos de la cabeza, no se están viendo realmente a diferencia como pasa en otras ramas de la medicina.

9 comentarios:

  1. Hola Óscar:

    Espero que la crisis, para estos momentos, ya haya pasado. Cierto, no hay pruebas clínicas para medir la relación entre la química (y quién sabe qué tantos procesos cerebrales) y la experiencia psicológica de una persona. Cierto, la medicina (y más la psiquiatría), es un ejercicio a base de ensayo-error. Pero lo cierto es que algo nos pasa que va más allá de nuestra voluntad... ¿podemos vivir con esta explicación (tan limitada), sin necesidad de creer que la etiqueta es una realidad?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marta

      Muchas gracias por leer y comentar mi blog, veo que andas en cuestiones parecidas a las mías, estamos seguros que tenemos sensaciones y actitudes que son un problema real, que no tenemos bien claro si llamarlas, trastorno, enfermedad o problema mental.

      Eliminar
  2. No tengo trastorno bi polar pero mi novia si y lo cierto es que definitiva mente algo ocurre a nivel cerebral en aquellas personas que parecen éste trastorno de las emociones lo que me incomoda es como dice el dueño del post es qué se habla de un desbalance de neurotransmisores serotonina/dopamina entre otros pero como en toda patología siempre se busca llegar a un diagnóstico preciso el cual conlleva un buen criterio clinico pero acá el diagnóstico es puramente clinico yo si pienso q se debería buscar la manera de que comprobar dicho desbalance químico cerebral para que por medio de un método más objetivo y menos subjetivo etiquetar a personas con tales o cuales patologías de orden psiquiátrico

    ResponderEliminar
  3. Las alteraciones bipolares son de los más normales en nuestro organismo si aprendemos a controlar en todo momento que quién tiene el control sobre nuestro cuerpo somos nosotros, es una respuesta del cuerpo para aquellos momentos donde estamos más contentos o más tristes

    ResponderEliminar
  4. Simplemente el leer esto, me es tan familiar... yo estoy diagnosticado con TB II y suelo pasar por este proceso de poner en duda si realmente padezco de este "mal", y trato siempre de reducirlo a problemas filosóficos, pero siempre trato de recordar las variacicones que tengo cuando dejo la medicacion y regreso a esta, como es que se controlan las variaciones. pero bueno saludos!.

    ResponderEliminar
  5. Estimado bloguero,
    Estuve buscando por todos lados la forma de comunicarme contigo pero no la encontré, por favor luego de leer esto borra esta entrada si te parece.
    queria contarte que en pocos días estamos lanzando un ebook, una novela sobre la bipolaridad escrita por una persona que la padece, que ha estado en coma por este motivo y se ha recuperado.
    Yo soy un gran amigo de la autora, María Bel Santarossa y estoy ayudándola a divulgar esta obra tan pero tan importante.
    El libro ya está disponible para la compras por adelantado en: https://store.kobobooks.com/es-ES/ebook/rea
    será un placer para mi enviarte mas informaciones sobre el libro y una copia del mismo gratuita para que puedas leerlo y si quieres hacer un comentario en tu blog
    desde ya muchas gracias por tu tiempo y quedo a tus órdenes
    saludos

    Martin Chab

    ResponderEliminar
  6. Hola Oscar, llevo unos días leyendo tu Blog quisiera felicitarte porque realmente tiene entradas muy interesantes y útiles para personas como nosotros. Lo que más me ha parecido interesante es ver que entre más leo y leo me doy cuenta que las mismas dudas o conclusiones a las que he llegado durante los últimos tres años, las han pensado otras personas en otra parte del mundo que fueron diagnosticadas con el mismo trastorno que yo.

    Sin duda alguna más de una vez he dicho," basta de medicamentos, no sirven, no puedo vivir a punta de pastillas, yo no estoy loco, puedo manejarlo, soy capaz, esa tal enfermedad no existe, todas las personas tienen cambios de estado de ánimo, solo no he aprendido a controlarlos". No obstante hay momentos en que en realidad la situación se sale de las manos y es preocupante, cuando comienza a afectar tu vida personal, laboral, tu relación sentimental y las relaciones con tus amigos y familiares, cuando te aíslas, o peor aún, si se presentan pensamientos suicidas. Esos momentos me hacen decir "espera un momento, no sé que tengo, TB I, maniaco-depresivo, trastorno mixto de ansiedad y depresión o como lo quieran llamar, pero algo no anda bien".

    Puede que no tenga idea de que es lo que nos suceda, pero definitivamente no es normal. Tal vez los psiquiatras no tengan tampoco la respuesta, y los medicamentos no sean la mejor opción. En lo personal hace un año no tomo medicamentos, me canse, tampoco sentía mejoras, pero sí creo que algo está mal y si existe la enfermedad que padecemos, porque la vivo, no es fácil, pero debemos estar atentos a nosotros mismos, escuchar a los demás que viven lo mismo que nosotros para así salir adelante.

    Creo que las pastillas no son la mejor opción, creo que la solución está en nuestras manos, en aceptar que tenemos un problema y de que no podemos vivir una vida igual al resto del mundo, debemos ser precavidos en cada decisión, para no caer en depresión o en una manía, creo que aunque la solución esté en nuestras manos necesitamos una ayudita de alguien, que difícilmente nos aguante, tal vez un psicólogo que acepte no llevar un tratamiento farmacológico.

    Respecto al sueño, hay dios es si es un problema sin medicina. Si algo extraño es el sinogan, el cual me administraban para dormir, y sí que dormía bien, el problema era despertar. Pero como te dije hace un año no tomo medicinas. Trato de hacer ejercicio (Aunque mis estados de ánimo no me permiten ser constante), cuando no puedo por depresión o algo, me invento algo, música, una bebida caliente, la constancia horaria (siempre apagar todo a la misma hora) pero solo son ayudas que busco. Aunque no son las soluciones perfectas no está demás intentarlas para evitar la medicina.
    Algo es claro, las crisis las tendremos hoy y siempre, con o sin pastillas, debemos estar pendientes a ellas, esperarlas, adelantarnos, buscar ayuda siempre a tiempo, si se sale de control correr a la clínica, etc. Tenemos un problema, llame como se llame, ahí está y debemos vivir con el.

    ResponderEliminar
  7. Hola Oscar, llevo unos días leyendo tu Blog quisiera felicitarte porque realmente tiene entradas muy interesantes y útiles para personas como nosotros. Lo que más me ha parecido interesante es ver que entre más leo y leo me doy cuenta que las mismas dudas o conclusiones a las que he llegado durante los últimos tres años, las han pensado otras personas en otra parte del mundo que fueron diagnosticadas con el mismo trastorno que yo.

    Sin duda alguna más de una vez he dicho," basta de medicamentos, no sirven, no puedo vivir a punta de pastillas, yo no estoy loco, puedo manejarlo, soy capaz, esa tal enfermedad no existe, todas las personas tienen cambios de estado de ánimo, solo no he aprendido a controlarlos". No obstante hay momentos en que en realidad la situación se sale de las manos y es preocupante, cuando comienza a afectar tu vida personal, laboral, tu relación sentimental y las relaciones con tus amigos y familiares, cuando te aíslas, o peor aún, si se presentan pensamientos suicidas. Esos momentos me hacen decir "espera un momento, no sé que tengo, TB I, maniaco-depresivo, trastorno mixto de ansiedad y depresión o como lo quieran llamar, pero algo no anda bien".

    Puede que no tenga idea de que es lo que nos suceda, pero definitivamente no es normal. Tal vez los psiquiatras no tengan tampoco la respuesta, y los medicamentos no sean la mejor opción. En lo personal hace un año no tomo medicamentos, me canse, tampoco sentía mejoras, pero sí creo que algo está mal y si existe la enfermedad que padecemos, porque la vivo, no es fácil, pero debemos estar atentos a nosotros mismos, escuchar a los demás que viven lo mismo que nosotros para así salir adelante.

    Creo que las pastillas no son la mejor opción, creo que la solución está en nuestras manos, en aceptar que tenemos un problema y de que no podemos vivir una vida igual al resto del mundo, debemos ser precavidos en cada decisión, para no caer en depresión o en una manía, creo que aunque la solución esté en nuestras manos necesitamos una ayudita de alguien, que difícilmente nos aguante, tal vez un psicólogo que acepte no llevar un tratamiento farmacológico.

    Respecto al sueño, hay dios es si es un problema sin medicina. Si algo extraño es el sinogan, el cual me administraban para dormir, y sí que dormía bien, el problema era despertar. Pero como te dije hace un año no tomo medicinas. Trato de hacer ejercicio (Aunque mis estados de ánimo no me permiten ser constante), cuando no puedo por depresión o algo, me invento algo, música, una bebida caliente, la constancia horaria (siempre apagar todo a la misma hora) pero solo son ayudas que busco. Aunque no son las soluciones perfectas no está demás intentarlas para evitar la medicina.
    Algo es claro, las crisis las tendremos hoy y siempre, con o sin pastillas, debemos estar pendientes a ellas, esperarlas, adelantarnos, buscar ayuda siempre a tiempo, si se sale de control correr a la clínica, etc. Tenemos un problema, llame como se llame, ahí está y debemos vivir con el.

    ResponderEliminar