Loco o bipolar

Diario de una persona que a los 16 de pronto enloqueció, luego a los 40 cree descubrir que es bipolar y en este momento con casi medio siglo en este mundo, no tiene claro que es lo que tiene.

viernes, 22 de mayo de 2015

Enfermedades mentales reales y enfermedades que no lo son

En este momento estoy de nuevo usando medicamentos, desde hace como un mes o algo mas volví de nuevo a la tendencia de dejar de dormir y tener sentimientos de manía, opté por volver a tomar las gotas para dormir y retomar el ácido valpróico, espero no tener que tomar nada más, y poder suspender de nuevo este esquema si logro estabilizarme por un buen tiempo.

Se que lo que hago puede ser un acto de irresponsabilidad, pero pienso he logrado con base en ensayos propios lograr apaciguar mis desbalances sin llegar a estados de crisis, tomando algunos medicamentos cuando siento síntomas de mi problema mental que no se pasan pronto, ademas de poder tener períodos relativamente largos de estabilidad sin tomar ningún medicamento.

He logrado convivir con mis fantasmas internos y he logrado controlarlos por mi cuenta muchas veces; eso si, cuando siento que mi autocontrol es incapaz de manejar la situación, acudo a sustancias externas que parece me ayudan, en varias oportunidades lo he hecho con psiquiatras que me asesoran al respecto y últimamente lo hago por mi cuenta con base en lo que los psiquiatras me han dado en varias oportunidades y que de acuerdo con la experiencia me han funcionado mejor.

De acuerdo con lo que he encontrado últimamente en la red, las perspectivas que tenemos quienes estamos afectados por problemas mentales no son las mejores, los protocolos terapéuticos actuales usados por los psiquiatras plantean que tenemos que estar medicados con varias sustancias durante todo el tiempo, que sin esto no existe alternativa para estar aliviados.  Ante esta situación se tienen alternativas que de pronto pueden ser peores como tomar sustancias psicoactivas legales o ilegales que nos llevan a unos alivios temporales pero que con el tiempo nos llevan a una adicción a estas sustancias. Otra es optar por no tomar nada y rogar a Dios para que nos ilumine, para que con la ayuda de él podamos soportar los desbalances y las crisis que vamos a tener, sin tener que matarnos y sin afectar mayor cosa a los demás, como también rogar para que los demás sepan soportarnos mientras volvemos a estados mas o menos normales.

En cuanto a manejo actual que se le esta dando a los problemas mentales se esta en una situación muy negativa, donde en su mayoría los esfuerzos en el desarrollo de nuevos medicamentos impulsados por la industria farmacéutica moderna se enfocan en curar enfermedades inexistentes en personas que no están afectados por problemas mentales reales, a quienes les convencen de que sufren enfermedades mentales, para que acepten estos tratamientos;, mientras tanto para las personas que podemos sufrir de verdaderos problemas mentales graves que son incurables en este momento, no se tienen nuevos avances y mas bien se les deja en manos de los curas, de los chamanes, de guías espirituales, del yoga, se les deja al garete para que vaguen por las calles para que terminen alcoholizándose o drogándose por su cuenta, con drogas cada vez mas fuertes que no ayudan si no que hunden mas.

En resumen los que sufrimos problemas mentales reales tenemos un panorama poco alentador.

En mi caso he podido sobrevivir los últimos 8 años con solo dos componentes químicos los cuales he usado de acuerdo con la prescripción medica durante digamos la mitad del tiempo y luego últimamente usándolos solo como alivio cuando tengo síntomas de desbalances que no puedo hacer retroceder mediante el auto control.

Me dejo aterrado encontrar un blog de una persona que dice tomar mas o menos una docena de diferentes medicamentos y mas o menos la mitad son medicamentos psiquiátricos, la otra mitad son para problemas de enfermedades físicas, que de pronto pudieron ser causadas precisamente por los medicamentos para los problemas de la mente.

Esta persona es el ejemplo de lo que se busca por parte de la industria farmacéutica moderna, es hacer que todas las personas tomen una gran cantidad de medicamentos para poder llenarse sus bolsillos y no para curar una enfermedad.

Esto me hace acordar de lo que decían nuestros padres o abuelos, que las medicinas de antes si curaban, si antes usted se enfermaba se tomaba un remedio y se curaba y no tenía que volver a tomar este remedio y si la enfermedad no tenía cura pues no se tomaba nada y se terminaba o muriéndose por culpa de esta enfermedad o curándose por su propia cuenta.

Por lo tanto en años pasados mas o menos unos 50 o 60 años atrás, las ventas de medicamentos eran muy pocas, en este momento se tienen demasiados tipos de medicamentos para enfermedades que se pueden curar, pero también muchos medicamentos para enfermedades incurables, para las que de pronto podría ser mejor hacer como se hacía en la antigüedad, que es mejor que la persona se cure sola o que se muera sin tener que tomar tanta cosa.  Para acabar de completar en esta modernidad para poder vender muchas mas medicinas les dio por inventarse enfermedades inexistentes para las cuales se crearon una gran cantidad de medicamentos que no pueden curarlas, porque no existen, pero que para fortuna pueden eso si enfermar de otras enfermedades reales las cuales pueden ser tratadas por remedios reales y que de pronto pueden curar.





7 comentarios:

  1. Es todo un negocio, sobretodo viendo como experimentan con uno sin pestañear dos veces te dan pastillas hasta que sale una nueva y aumentan las dosis... Un asco
    Además de lo creen todo lo que les cuentas y no hay modo de saber si lo que dices es real o no.
    Yo dejé de un tirón la medicación al ver que ya no me podía valer para nada, ni para caminar ni hablar... He sufrido mucho y ahora voy solo con autocontrol por la vida con subidas y bajadas. Cero alcohol. Si me da un bajon me tomó un kebab, lo de la subida no es nada fácil es un asco para los que están a tu lado. Buen artículo

    ResponderEliminar
  2. Es un grave problema aquel. Sobre todo hay psiquiatras que contribuyen a ese negocio y les basta unos minutos de consulta para darte un diagnóstico e hincharte a pastillas. En mi caso, he llevado terapia y he consumido medicamentos desde los 16 años. Hoy tengo 24 y me alejé tanto de los medicamentos como de las terapias por esa falta de conocimiento profundo hacia el paciente y tan solo convertirte en una farmacia andante para que sobrevivas. El sobre diagnóstico es terrible y este tipo de vida tan agitada, anclada en el consumo y la competencia también contribuye a que todos se crean enfermos y traten de vivir apoyados en las pastillas. Como periodista estoy preparando un artículo sobre este tema: el sobrediagnóstico y la industria farmaceútica. Y además en mi país, Perú, el sistema de salud mental es pésimo. Buen artículo, Óscar.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que mencionas es lo mismo que sentí a tu edad, igual que tu de un momento a otro me prometí no tomar mas esas asquerosas pastillas, que no te dejan tener vida, cambíe el estar como un zombie que no crea problemas, a vivir relativamente bien, aunqne a veces debido a desbalances que sufrí tuve problemas, pero no fueron tan terribles y pude hacer mas que cuando solo estaba empastillado.
      Aqui en Colombia donde vivo, tambien el sistema de salud es malísimo.

      Eliminar
  3. Muy buen articulo. Que bueno haber encontrado este blog. Yo también soy de Perú, tengo 41 años y hace 5 meses me diagnosticaron trastono bipolar, aunque a estas alturas creo que he sido sobrediagnosticada. Y es que fue muy facil para el doctor darme el diágnostico, como dice Luisa en pocos minutos me dijo lo que tenia. Justo ayer fui a consulta, y al contarle al doctor como me iba me salió con que mi comportamiento era por problemas de personalidad, que nada tenia que ver con la euforia y la depresion del trastono bipolar que tengo... ¿pero realmente lo tengo?... la fase maníaca o hipomaníaca nunca la he tenido que yo recuerde y por otro lado siempre he tenido buenos motivos para deprimirme. Pienso que si con pastillas y sin pastillas tengo el mismo comportamiento entonces ¿para que me sirve tomarlas? El tratamiento se me hace carísimo y me estreso mas tratando de conseguir el dinero para mantenerlo. Por eso ahora estoy buscando la manera de dejarlo. Leer este artículo me ayuda mucho, y en general el blog es un buen testimonio... felicitaciones!

    ResponderEliminar
  4. Hola a todos! Como mencioné en otro artículo después de 20 años logré una vida estable, pude sentirme un padre presente, amigo, etc. Me costó bastante aceptar y cumplir con un régimen de medicación, sentía y pensaba que yo solo podía haciendo las cosas que a mi me parecián, pero creo que a largo plazo eso empeora la situación. Desde que acepté tomar litio y ser constante en la toma hasta el punto de hacerlo un hábito automático mis estados de ánimo y sensaciones se tornaron estables. Hace mucho tiempo que mi entorno más cercano me repite que nunca me vio tan bien y por tanto tiempo, al principio me sentía muy desconfiando de esos dichos pero el tiempo me fue mostrando que si!

    ResponderEliminar
  5. Mi hijo de 32 años, ha sido víctima de la esquizofrenia crónica durante muchos años, la medicina anti-psicótico (Seroquel, Zyprexa, Haloperidol, Amisulprida) induce psicosis, no ayudar más bien empeorado la situación, la medicación homeopatía es buena, pero tiene un montón de limitación también como no estaba trabajando para mi hijo. Tengo buscar solución en todas partes todo fue en vano hasta que entré en contacto con un médico a base de plantas cuya funciona perfectamente para él medicina, mi situación hijo ha mejorar en gran medida que es lo que siempre he querido, estoy muy feliz ahora. Si ha relacionado problema, no perder la esperanza, en contacto conmigo para que yo pueda dirigir al médico. (jeolard70@gmail.com)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que bueno que tu hijo haya mejorado, sin tener que tomar como tu dices medicina anti-psicotico, es bueno saber que estos no son necesarios para el caso en mención, a pesar de lo que se dice por casi todos los médicos.

      Eliminar