Loco o bipolar

Diario de una persona que a los 16 de pronto enloqueció, luego a los 40 cree descubrir que es bipolar y en este momento con casi medio siglo en este mundo, no tiene claro que es lo que tiene.

viernes, 1 de mayo de 2015

Viviendo con emociones alteradas


Viviendo con emociones alteradas

Este es un post que se ha configurado como una republicación de un post original con una corrección no autorizada por su autora, pues he hecho cambios al original para adaptarlo de acuerdo con mi gusto, ademas su autora es anónima, que de haberse hecho dentro de los canones legales, daría para una demanda en mi contra, que por demás tambien soy un anónimo a pesar que escribo con un nombre de pila, pues Oscar Márquez como tal, tampoco existe.
Este post es la definición según “Blue” de lo que se denomina un trastorno bipolar.
Pido perdón a Blue, por lo que estoy haciendo, pero si desea y logra ver esto y no le gusta y puede comprobar de algún modo que es ella y quiere que retire esta corrección de la red, pues simplemente lo haría.

"Ayer estuve chateando con un chico de Castellón al que hacía tiempo que no veía por las redes sociales. Es joven, tendrá unos 25, y en su día decidió dejar la medicación, porque la acupuntura le quitó la Ansiedad y se sentía sin más problema, no estaba en la montaña rusa. Pero las cosas cambiaron, me contó que tuvo una depresión y volvió al psiki a dejarse empastillar (argot). Me llamó la atención un comentario que hizo: “las emociones no son un secreto para nosotros”, a cuento de un taller de teatro.
Ese es el quid de nuestro problema mental. El TB ha sido definido como “enfermedad de las emociones”.Tú experimentas emociones, como cualquier hijo de vecino. Te alegra ver a un amigo, te entristece visitar a un enfermo en el hospital. Tu estado de ánimo depende de lo que te ocurre, debido a lo que tu entorno te brinde, incluso de vez en cuando no experimentas emociones fuertes (“estás normal”) pero también sabes perfectamente lo que te pasa cuando te cabreas hasta el límite. Te sorprendes ilusionándote cuando juegas con un niño pequeño, y emocionándote hasta soltar la lagrimilla con una película… tú has hecho esto, y el resto de humanos, tambien,… navegar, OSCILAR cotidianamente entre emociones, a veces contradictorias durante el mismo día. Por ejemplo, llegas de mala leche del curro, más el atasco en la autopista y se te arregla –y alegra, emoción- el día viendo ganar a tu equipo favorito un partido de fútbol.
Son los sentimientos cotidianos.  Sin embargo, para un bipolar, esto no es cotidiano y llevadero, sino cotidiano y un problema. Porque esas emociones son mucho más fuertes.  Se es muy sensible a ellas, los estímulos externos que provocan emociones fuertes y son controlables para cualquiera del montón, pueden convertirse en cuchillos afilados. Observa una reunión de niños. Juegan, y mientras lo hacen, chillan, ríen, se agitan. Yo digo que son pequeños maníacos. Fíjate en sus emociones, y cómo las expresan, en risas abiertas y francas, en movimientos corporales abiertos. Es un estado alterado de conciencia muy interesante. Creo que es de tipo hormonal.

Ahora nos detendremos en otro escenario, esta vez triste, por ejemplo un velatorio. Los hay muy compungidos, les ha tocado de cerca. Si no lloran, apreciarás en sus rostros el dolor, la impotencia, etc. Otros hacen compañía, y por contagio, se les cae la lágrima. Ya tenemos los dos extremos.

Los hemos fotografiado en dos momentos. Ahora pasemos al trastorno bipolar. No son momentos puntuales. Son episodios o fases donde las emociones están alteradas. Duran días, semanas, o meses, quizá años. Por lo que he visto, las manías suelen ser cortas, mientras que las depresiones se instalan hasta que no tienen otra cosa mejor que hacer que largarse ("Adieu, mon amour", dice un amigo mío en ese momento).

Las fases maníacas son de gran exaltación, alegría, amor por la vida. La manía es un pacto con la Vida. Todo es magnífico, la botella está medio llena y te la bebes, y además pides otra ronda que pagas generosamente, porque siempre estás celebrando y regalando cosas. Tú eres de puta madre, te sobra autoestima por todos lados. Te sientes muy abierto, le cuentas tu vida hasta al portero. Sales más, haces vida social, la gente es simpatiquísima y vas haciendo amistades por doquier, tu labia es imparable, eres la hostia.
Duermes poco porque además de necesitar tan solo cuatro o cinco horas, tienes mil cosas a hacer, veinte libros nuevos por leer, una casa a redecorar, un vestuario a renovar porque tú te sientes renovado y necesitas ver esos cambios en los viejos escenarios.
Viajas porque necesitas experiencias nuevas, los escenarios de siempre te aburren. El Amor te llama y te enamoras de cualquiera sin pensarlo ni analizarlo mucho, cuando en realidad te has enamorado del Amor.
Y el sexo, ohh..., piensas mucho en el sexo: no pararías, eres el mejor amante y además infatigable. Todo te sabe a mucho pero quieres más, te sientes vivo como no lo habías hecho antes y necesitas más inyección de vida, y además te sobra energía para aguantarla.
Te sientes realmente feliz, lo disfrutas al máximo, tú y el mundo estáis compenetrados y os dais lo mejor el uno al otro.

La depresión, por lo contrario, es una lucha contra la Muerte. Estás muerto en vida. En la mayoria de las veces no hay un factor o causa externa alguna para que te hayas hundido (tienes un depresión endógena), pero tú te sientes muy solo, muy vacío y definitivamente muerto por dentro. No vives, eres un vegetal, se te acabaron las pilas.
Te sientes una mierda, y te preguntas si alguna vez tuviste autoestima, cuando te miras al espejo y el reflejo es el de un viejo demacrado o una pre-obesidad. Sueles quedarte en blanco mirando al techo, perdido en tu propio interior, preso de ti mismo. No coges el teléfono porque no tienes ganas de hablar. Si lo coges, tu voz es un maullido, no dices nada porque no hay nada a contar, y acabas colgando entre excusas porque te agobia tanta charla.

Vives en la Nada. El sexo ha dejado de existir, como tantas otras cosas, te apetece -no, no te apetece nada en absoluto, NECESITAS directamente- dormir, dormir te desconecta de la pesadilla, duermes más de doce horas al día a veces. Te gustaría estar para siempre en sueños, o en un lugar tranquilo donde nadie te molestase, porque tu “yo” se ha cerrado al mundo, y a tu vida en el mundo. Sales de casa por obligación, tu lugar está en la cama o en el sofá tragando telebasura, y en chándal, eso si te has quitado el pijama. ¿Ducharse? Cuando no hay más remedio, no hay ganas ni de eso.
Tu yo está triste, muy triste, muy solo en este mundo que se ha estrechado hasta encerrarte en un muro, y se sufre mucho por ello, se siente impotencia y aislamiento, se ha perdido la capacidad de comunicarse con sus semejantes. Sufres por ti y por toda la humanidad, tu sufrimiento no tiene límites. Cualquier chorrada te hace llorar, eso cuando no estás llorando porque sí.

Piensas que vas a quedarte toda la vida en ese estado, esta vida que es una mierda, y te planteas que estarías mejor fuera de ella. Y aquí es cuando entramos en la zona de peligro: “El Suicidio”.

Estoy hablando de la misma persona.  Increíble, ¿no es cierto? Que ha experimentado ambas cosas a lo largo de su vida, o en el mismo año. Por ejemplo, en medio año ha pasado de un extremo a otro, es moneda común. O te catapultan, o te caes al foso, como el pobre Coyote.

Es el Péndulo. Advierto que he descrito fases “puras”, síntomas de manual de psiquiatría, pero ciertos. Cuando un bipolar está bajo tratamiento, puede padecer -y padece- nuevos episodios, pero en teoría gracias a la medicación estabilizadora del humor los síntomas pueden ser mucho más suaves y llevaderos.
Dije en teoría, y lo subrayo. Entrar en una fase de las descritas puede hacerse de forma brusca o paulatina. Suele ser gradual: De repente empiezas a notar síntomas en una u otra dirección.
Y es cuando debes llamar al psiquiatra urgentemente o adelantar la cita que tenías programada el próximo mes, porque necesitas un ajuste en la medicación. La razón es que si las cosas se van de las manos, y el episodio avanza rápido y se agrava antes de que la medicación lo aplaque, la historia puede acabar en un ingreso.

Episodio maníaco, episodio depresivo… me falta el episodio mixto. Es el peor, eso dicen, y yo lo corroboro. Porque se mezclan síntomas de ambos.
También se le llama manía disfórica (lo contrario de la manía eufórica, la feliz). Yo he vivido en un episodio mixto unos ocho meses.
En mi caso, manifestaba casi todos los síntomas de la depre, ideas suicidas incluidas, y una mala hostia con el mundo (irritabilidad, síntoma maníaco) que me permitía hacerlo, y casi lo hago.

Cada día me suicidaba mentalmente, pero por fortuna no lo hacía -pensaba mucho en mi familia, en lo que sufriría, en que no lo entendería-, aunque sabía cómo, y me apartaba de... (no se dan ideas, dice una gran amiga). Me han dicho que el riesgo de suicidio en episodio mixto pasa de ser del 20% al 50%. No me extraña, es un infierno mental del que saldrías por cualquier puerta o balcón.

El episodio mixto es el más temido, porque es el peor. Pero no, el peor es el maníaco, porque temes la psicosis, la pérdida de la razón, perderde de este mundo pero vivo. No, el más nocivo es el depresivo, porque dejas de vivir y te la juegas al suicidio. Tememos a los episodios, no se sabe cuál es peor porque todos acaban siendo asquerosos, todos significan sufrimiento desde el principio o al final (caso de la manía). Es entrar en uno y desear salir el mismo día, pero aguantar mecha hasta que la medicación te saca, o que el péndulo te lleve a otro lugar, que cicles porque sí hacia otro episodio.

Hay un episodio, sin embargo, que sí es el deseado. Se trata de la HIPOMANÍA. Es un grado menor de la manía, es un intermedio entre la eutimia-normalidad y la manía. Estás algo "subidillo" (argot), pero apenas es apreciable. Tu autoestima es correcta. Te sientes bien, simplemente bien, feliz a ratos –los justos- pero de permanente buen humor, satisfecho por tu competencia en lo que eres y haces -trabajo...-, vives positivamente y sin grandes excesos, los corrientes –una cámara digital, todos la tienen ya...-. Eres sociable y simpático, despliegas todo tu "encanto bipolar". Y la gente lo recibe, porque el encanto bipolar existe y lo transmites, y eres aceptado, incluso popular. Hay gente que vive en permanente hipomanía, gente que no tiene por qué sufrir trastorno bipolar.

Además, el perfil hipomaníaco es el del típico triunfador de hoy en día en nuestra sociedad: personas de trato agradable con éxitos laborales, amorosos... Quizá haya entre estas personas -seguro que te suena alguien así-, pero si se quedan ahí en esa hipomanía -sin oscilar o agravarse- no hay mayor problema, al contrario, la vida les ofrecerá muchas satisfacciones.

Un bipolar bajo tratamiento no puede permitirse ni el lujo de la hipomanía, aunque es su máximo anhelo en fase depresiva. Porque puede transformarse en manía, y eso no interesa a nadie. Inmediatamente, se administran antipsicóticos para “bajar”… a eutimia si hay chiripa, a depresión si no.

A los psiquiatras y a los familiares les gustamos más cuando estamos deprimidos, somos mucho más dóciles aunque podemos manifestar también irritabilidad. Lo de la hipomanía es importante, porque es exactamente el punto donde todo bipolar querría vivir para siempre. De hecho, cuando un bipolar remite, y por fin pisa el suelo, la eutimia, puede ocurrirle que la primera sensación sorprendente es que la vida le parezca algo insípida, que a las venas les falte sangre. Hay que acostumbrarse y aceptar que la vida en equilibrio es un lugar donde las emociones ya no son fuertes, ni continuas, se presentan en los momentos en los que se algo se produce (ver niños jugando, ir a un velatorio, sufrir un atasco), ya no se está siempre bajo un estado emocional.

Yo concibo mi problema mental como una lucha entre contrarios, un tira y afloja entre todos los polos y por supuesto entre sus máximos exponentes, la Vida y la Muerte.

La enfermedad me ha afectado y sigue haciéndolo, pero he vivido mientras tanto en períodos eutímicos o hipomaníacos, porque no todo se reduce a experimentar emociones y hacer de éstas el ombligo de tu ser. Lo del conflicto con la personalidad (¿quién soy yo, este polo o el otro?) es otra película.
Lo que sí es cierto es que me siento más humana después de haber pasado por todo el espectro emocional. Hay quien dice que se siente más maduro, y ciertamente los bipolares jóvenes lo son. Y mi empatía, esa capacidad de “Identificación mental y afectiva de un sujeto con el estado de ánimo de otro” (RAE), es muy alta. Porque mis emociones han hecho de mí una persona muy sensible. Bueno, aquí va por fin lo que son mis sentimientos segun mis palabras, un examen sin apuntes. 
Aprobaré si lo habéis intuído. Porque entenderlo es imposible, hasta para los propios bipos, porque escapa a la razón, lo sientes en tus neuronas y entrañas y punto.

Autora: Blue"

11 comentarios:

  1. Estoy de acuerdo en la opinión de Blue, pero creo desde mi punto de vista el mejor estado es estar estable o sin síntomas , yo llevo 5 años y si se puede a ver si dura, saludos a ti y a blue , soy ariala en la página de bipolarbao.l

    ResponderEliminar
  2. Ha sido agradable leer este post. Hace algunos años me diagnosticaron el trastorno bipolar. Al cabo de algunos meses de tratamiento, negué el diagnóstico y dejé las pastillas. Desde entonces, he batallado incansablemente entre episodios mixtos, a veces los cambios son tan rápidos que no logro entenderlo, y ahora por fin creo que debo volver a un tratamiento, pero no lo sé. El estigma es tan jodidamente horrible que no lo sé. Nadie se imagina esto, ¿verdad? A veces odio la etiqueta pero es lo que hay. Los extremos. Buen blog, Óscar.

    ResponderEliminar
  3. Me ya gustado mucho leer tu blog y lo que compartes, para los bipolares es duro convivir, coexistir con el resto del mundo, no logras hablar de tu mal mas que con tu siquiatra (a menos que estés maníaco y te de por hablar con todos), así que me alegra saber que no soy la única. Llevo 6 años diagnosticada, actualmente sin medicación porque tengo hijo chiquito y no puedo pasar 12 horas dormida, en fin, qué bueno que escribas, todos necesitamos sentirnos acuerpados, te felicito.

    ResponderEliminar
  4. Mi novia acaba de ser diagnosticada bipolar actualmente está ingresada en una clínica estaba en estado maniacal con síntomas psicóticos. Ahora mismo no sé que hacer x q los padres de ella encima no aceptan la relación y todos mis amigos y conocidos excepto uno o dos me dicen que la deje que no me conviene que los padres me van a meter preso que me van a mandar a matar etc siento que la AMO y mucho aunque estoy consciente de que ella al estar eutimica puede ya no amarme y todo haber sido una ilusión. Estoy depre a causa de todo ésto. Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Un buen articulo si Señor...He recorrido la red, buscando un Lugar donde leer de experiencias reales, personas de a pié...no vagas descripciones de lo que tenemos...
    Como a todos esto no es nada fácil, para mí cada dia es una lucha.
    Precisamente hoy inicié el día llorando, y muy nervioso, al medio dia estaba disfrutando con mis hijos y mi mujer, y ahora vuelvo de bajón.
    Me diagnosticaron hace 2 años, aunque sufrí mi primer ataque cuando tenía 14.
    Llevo 2años sin medicación, que acabe dejandola, despues de acabar como un vegetal (no conseguia mover los labios, quiero decir me saludaban y no conseguia pronunciar palabra, y escribir apenas lo conseguia...)
    Actualmente, pues es una lucha constante, tienes la sensación que te tienes que reprimir todo el tiempo.
    Llevo sin tomar alcohol 3 años, tengo un fuerte deseo de beber, aunque lo mantengo a raya.
    Amistades, pues como describes en tu bloq, todos son increibles cuando Estas arriba...luego bajas y te das cuenta que todos se daban cuenta que algo no va bien, aunque tengas la sensación que eres una gran estrella de cine y que todo depende de tí.
    Casi siempre tengo que estar pidiendo a todos perdon por mi comportamiento...cuando hablas mucho, te equibocas mucho.
    Nadie me puede molestar cuando duermo...es como levantar de un susto a un león con hambre...he optado por dormir solo, aunque me muero de ganas de dormir con mi esposa y mis hijos...es una mierda todo.
    Y encima no puedo tomar Café por que me pongo tan nervioso que me sangra la nariz sin parar me tiemblan las manos me dan espasmos...
    De hecho es lo que esta mañana me pasó...
    Una de las Cosas que me relajan es la comida basura...todo lo que acabe en guer o en zza... todo un asco, lo controlo con ayuda incansable de mi mujer...espero que un dia no tire la toalla y se de el piro...
    Cuando como bien, duermo bien y 0 estrés...pues soy una bella persona cariñosa...eso dicen...
    Pero si no como a mis Horas o duermo lo suficiente....viene mi monstruo encerrado y ...pufff.
    Muchas veces siento como voy a perder el control....me veo gritando en mi interior o me imagino tirandome por una cornisa o algo parecido.........me asusto y trato de distraer mi mente, dando un paseo.

    Tengo un mejor amigo que me comprende y solemos salir una vez por semana...paseamos charlamos y cargamos pilas...
    No he conservado ningun amigo hasta el dia de hoy...solo conocidos....este mejor amigo apenas lleva conmigo 2 años y en el ultimo año reforzamos la amistad...
    Gracias por leer mi comentario, para mi es un alivio hablar con alguien que comprenda lo que siento

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  6. Hola, yo también soy bipolar, diagnosticada desde hace unos meses pero tratada desde hace un año aproximadamente (me di cuenta cuando el medico de turno me cambio de medicinas y si no le pregunto no me dice que soy bipolar, cosas de malos médicos) Sé que tengo depresiones desde edad escolar y bla,bla (los típicos problemas de depresivos) pero recién me he tratado a los 27 años en forma continua, mi diagnóstico fue depresion unipolar y obvio las medicinas no funcionaban mucho aunque las terapias sí ayudaron. Ahora con nuevo doctor he estado probando con litio y me fue bien pero me han suspendido por efectos secundarios, y ya estoy sintiendo la pegada. Ir de extremos ya sea por que te sientes muy bien o para no sentirte muy mal. Tengo TB II, ciclado rápido, refractaria al tratamiento. es decir, por lo menos tengo 3 a 4 depresiones graves por año lo que me ha impedido seguir mis estudios, trabajar y destruir mi relación de pareja quien a pesar de toda su voluntad no pudo seguir con eso . La gente se llega a agotar y les entiendo en especial a mi familia cuya economía y salud emocional se ha visto afectada y se nota saben? aunque lo intenten siempre pienso y estoy un 80% segura que reniegan el hecho de tener a cuestas una persona una tanto discapacitada. bueno no tengo sueldo fijo y ya tengo 35 años. Y ya me aburrí de esto. sólo espero un poco más a ver si la nueva medicación me hará efecto, si no... bueno uno sabe lo que nos depara el futuro jajaja en especial cuando no sabes si vas poder hacer lo que planificas para el día siguiente porque no sabes como te vas a sentir. A vivir el día a día pienso que es lo mejor que puedo hacer. Y sin embargo resulto irresponsable por no planificar! , es frustrante hacerlo y ya no lo haré hasta que me siente mejor. Lo tomo como una estrategia de supervivencia y realmente eso es grave. Bueno este blog!

    ResponderEliminar
  7. puedo colocar algunos artículos en el facebook? respetando fuentes y la integridad del artículo por supuesto

    ResponderEliminar
  8. http://diariodeunbipolarsinmedicacion.blogspot.com/2015/07/me-presento.html

    Comienzo hoy con mi Blogg, cada día trataré de escribir algo...
    Espero alguna visita un abrazo a todos

    ResponderEliminar
  9. Buenas gente, tengo 23 años y me diagnosticaron trastorno bipolar o maníaco-depresivo hace tres años tras un intento fallido, afortunadamente, de terminar con mi vida, estuve unos dos meses en clínica psiquiátrica en tratamiento. No conocía la enfermedad, no conocía a nadie que la padeciera, parecía un juego, el doc jugaba con una pastilla y con otra, en verdad no notaba la diferencia, me sentía igual, me sentía yo pero siempre somnoliento, deje las pastas 4 meses después de salir de la clínica y llevo do años y medio en un estado de "Negación", tenia sube y bajas que controlaba sin dar mayor paro, desde hace 15 días me he sentido realmente mal, se me ha salido de las manos todo, depresivo, irritado, mal genio, rabia, tristeza, los pensamientos suicidas nuevamente y me he dado cuenta que no es un juego, es real.

    Mirando la web encuentro este articulo, realmente útil y valioso para mi, hay alguien mas en alguna parte del mundo que vive una vida como yo, que se ha observado y es capaz de expresar esta montaña de emociones, es valioso identificarse y ver que aunque andas bien raro hay algo mas e fondo, personas preocupándose, contando sus experiencias, compartiéndolas y diciendo.

    Un aplauso por el articulo, gracias Blue y Marquez

    ResponderEliminar