Loco o bipolar

Diario de una persona que a los 16 de pronto enloqueció, luego a los 40 cree descubrir que es bipolar y en este momento con casi medio siglo en este mundo, no tiene claro que es lo que tiene.

viernes, 10 de agosto de 2018

Testimonio de una bipolar mas

A continuación reproduzco una historia de una bipolar que viene sufriendo con la medicación:


"Llevo medio año de medicación en altas dosis, un cuarto de mi tratamiento, según mi psiquiatra, en un año y medio más podría dejarlo y toda esta pesadilla llegaría a su fin. 

Se podría ponerle un freno a esta enfermedad, por así llamarla, por así odiarla un poco más. Pero en estos meses de medicación, ya habiendo superado las palpitaciones, el cansancio o los días enteros sin dormir, los efectos adversos se vuelven peores. El pelo no quiere permanecer en mi cabeza y mi melena rojiza de rulos no es más que un triste recuerdo, como los campos que una vez tuvieron flores y rebozaban en primavera, y que el invierno se robó todos sus capullos. Mi párpado izquierdo no desea frenar sus temblores, como si tuviera pánico y ambos ojos ya no ven, mi visión empeoró en más de un cincuenta por ciento, ya no logro vislumbrar nada más allá de un metro. El hecho de haber aumentado trece kilos en cinco semanas es otro tema del que no puedo ni quiero hablar, ya no me reconozco en el espejo, y me evito, y me disgusto, y sólo quiero llorar. Pero lo peor de todo… lo que duele… es la memoria, es no recordar qué película vi ayer, no poder hilar palabras para llevar una conversación y perder mi vocabulario que como periodista, escritora y lectora me llevó mucho tiempo incorporar… ahora las palabras se me escapan de la mente y tengo que buscar en Google de qué manera se escriben o si las invento… si son reales, y en esos momentos dejo de ser real, mi más delicada y particular esencia se pierde y yo también tengo que buscarme y dejo de existir."

No hay comentarios.:

Publicar un comentario