Loco o bipolar

Diario de una persona que a los 16 de pronto enloqueció, luego a los 40 cree descubrir que es bipolar y en este momento con casi medio siglo en este mundo, no tiene claro que es lo que tiene.

martes, 23 de agosto de 2011

Reflexionando desde la manía

Estoy de nuevo subiendo en esta montaña rusa de mi trastorno bipolar, quiero expresar lo que puedo sentir y lo que he sentido en el pasado, no quiero lamentarme en este momento, pienso ahora que tener mi problema mental me hace sentir cosas que pienso, pocos pueden sentir, sentirme capaz de hacer muchas cosas entre ellas escribir, así no tenga el arte suficiente para hacerlo, me desinhibo, puedo decir cosas que de pronto cuando este sintiendo depresión, quizá me arrepienta de haberlas dicho, pero puedo borrarlas si deseo o tal vez dejarlas para que vean como es estar en este estado.

El mundo es cada vez mas malo, no es un lugar ideal para vivir, pero nos toca hacerlo, vivo porque tengo el derecho de hacerlo, disfruto de lo que puedo como en este momento que nada puede hacer que me sienta mal, así todo alrededor se vuelva negro.


"El mundo fué y sera una porquería ya lo sé, en el 506 y en el 2000 también"  así profetizaba Discépolo en su tango Cambalache por allá en la década del treinta del siglo XX, más acertado que lo que decía Nostradamus que se escudaba en frases difusas que pueden adaptarse a muchas situaciones, sin embargo, Nostradamus fue y es considerado un profeta, pero para mi no hay tal.

El trastorno bipolar que sufro me distorsiona bastante los sentimientos, pues pensando en la maldad que existe ahora y que siempre existirá, no hay razón para sentirme bien, pero me siento bien.

Anoche me acosté tarde y me desperté antes de la madrugada dormí como 4 horas y es como si me hubiese tomado quien sabe cuantas copas de licor o haberme drogado con que sabe que cosas, si me siento bien por sobre todo, como dice la canción "I feell good", el sueño para mi es un desencadenante fuerte de una manía, es como si me desdoblara de un momento a otro, a pesar de seguir siendo yo, actúo de forma a veces irracional, en este momento se que debo parar, como cuando uno esta en una fiesta ya bastante tomado y empieza uno a embarrarla, aún teniendo algo de cordura, decide no tomar mas y pedir que lo lleven para la casa, en mi caso pienso esta noche antes de acostarme darme una dosis de un antipsicótico que vengo tomando desde que empecé a sufrir de mi problema mental, aun sin saber que era lo que tenía ni como se llamaba mi enfermedad mental, es el medicamento que nunca he cambiado, que tomé muchas veces autorecetándome, ahora con permiso de mi psiquiatra, pero que solo tomo en caso de sentir que empiezo a desquiciarme, porque así empezó todo cuando sentí que me enloquecí, en esa oportunidad me aplicaron quien sabe que dosis de antipsicóticos pues estuve fuera de este mundo como una semana o dos cuando todo se me embolató y después estuve semiconsciente como unos dos meses mas, hasta cuando pude de nuevo volver a casa.

Le tengo un miedo terrible a llegar de nuevo a esta situación, afortunadamente no he vuelto a llegar a ella, si me he sentido cerca en unas dos o tres ocasiones, a punto de volver a un internado o causar demasiados problemas para mi y mis allegados, sin embargo, gracias a este medicamento y a la ayuda que me ha prestado mi familia mas cercana y los médicos no he vuelto a este extremo.

Sin embargo, gracias a mi trastorno bipolar perdí muchas cosas, algunas he logrado recuperarlas, otras como amigos o parejas las he perdido irremediablemente, pues me aleje de ellas sin dar explicaciones o porque se alejaron de mi al verme como una persona enferma mental o como el último trabajo estable porque después de un despido provocado en parte por mi trastorno bipolar, no he podido tener un empleo real en varios años.






1 comentario:

  1. Hola,

    te entiendo muy bien, cada palabra que escribes parece que la he redactado yo.

    Vivimos en una montaña rusa que esta loca jajaja
    me rio por no llorar, no se si me entiendes...

    que decirte si sabes lo mismo que yo, sentimos lo mismo, unas veces estamos arriba, otras abajo, sabes bien que tenemos terribles momentos de tempestad pero que luego podemos tener algunos dias soleados y donde recuperarnos para afrontar la siguiente sacudida.

    te mando todos mis animos y mi cariño y a seguir luchando cada dia cueste lo que nos cueste y se bien lo que es eso....

    un saludo
    An

    ResponderEliminar