Loco o bipolar

Diario de una persona que a los 16 de pronto enloqueció, luego a los 40 cree descubrir que es bipolar y en este momento con casi medio siglo en este mundo, no tiene claro que es lo que tiene.

sábado, 30 de julio de 2016

Doctor vengo a que me cure esta felicidad


De nuevo voy a consulta con el psiquiatra, esta vez con otro diferente, por lo que me toca de nuevo volverle a contar mi historia, básicamente cuando me dice que porque estoy en consulta le digo que he estado bastante acelerado, como mas contento en los últimos días de lo que soy mas comunmente.

Se me preguntó que si lo que me pasa en este momento lo habia tenido en ocasiones anteriores, ante lo cual le expresé que este tipo de sensaciones raras me aquejan desde el inicio de la adolescencia cuando tuve una crisis mental que me hizo sentir la persona más feliz del mundo.



Le conté también de mis otras dos crisis no tan fuertes, no tanto como la primera que sí fue bastante fuerte, le dije los medicamentos que me habían recetado en esas oportunidades para calmar este estado que para mi no era correcto y que de acuerdo con lo que él piensa esta de acuerdo con esto, además de como me había ido con la medicación recibida anteriormente.

En ese momento me dijo que los medicamentos a tomar serían básicamente de dos tipos de compuestos unas gotas para dormir, diferentes pero de acción similar a las que tomó y seguir tomando ácido valproico o litio, le dije que si no había algo diferente, que de pronto fuera mejor que esas dos posibilidades, dado el avance que se ha tenido en muchas cuestiones médicas, me dice que el litio es lo más antiguo, pero para su concepto es lo más efectivo que hay en este momento y que el ácido valproico también ha funcionado muy bien, que el tratamiento que se me dió en las dos primeras oportunidades, ya casi no se está aplicando, que es tratar los periodos de fuera de crisis con medicamentos de estabilización del tipo de antipsicóticos como reguladores de ánimo, Aunque cuando no funcionan el litio y el ácido valproico se hace un tratamiento con otro tipo medicamentos pero no es lo primero en hacer dentro de lo que me dijo y que como a mi me había funcionado bien el acido valproico que consideraba correcto seguirlo tomando.

Me pregunto que cuando estoy muy contento que hago o qué cómo son mis actitudes, le cuento que me vuelvo muy susceptible, averiguo muchas cosas tantas y tan detalladas que muchas veces me arrepiento de haber hurgado tanto y haber descubierto cosas que era mejor no saber.

Me preguntó que si me llenaba de ira le dije que sí, pero que trataba el máximo de no expresarla y más bien calculado una forma de hacer daño a los demás, diciéndoles cosas irónicas y que se que las hagan sentir mal.

Se me increpó que si consideraba que ésta era una actitud positiva a lo que dije qué: Por supuesto que no.  Entonces me dice que sí me parece conveniente tener ese tipo de felicidad que le dije que sufría, en ese momento no conteste nada.

Ahora vengo a reflexionar que la felicidad que se siente, mas bien la aparente felicidad que se cree tener cuando se está en estados alterados, considero que es una actitud de escape a la realidad, nos escapamos de los problemas o de una realidad que nos incomoda volviéndonos aparentemente felices, pero esas acciones y estas actitudes no son las mejores cuando estamos en esta felicidad, hacemos mucho daño a otros y también a nosotros mismos, dado que podemos gastarnos nuestros recursos, como también podemos infringir daños a otros que después cuando regresamos a la vida normal pueden haber sido muy profundos y no tener reparación.

Se me dijo que lo que pasaba en esos desbalances no es un estado de felicidad sino un estado llamado técnicamente de manía, que a pesar de que la persona aparentemente se podía sentir bien, realmente no lo estaba y que es una situación que se debe controlar, por eso es que es necesario cambiar esta falsa felicidad, que como tal no es felicidad, la felicidad raramente se siente, sólo se vive y uno sabe que estuvo feliz ya cuando las cosas han pasado y este es un problema de la normalidad.

1 comentario:

  1. Que interesante su entrada, me pasó lo mismo... acudí al doctor porque algo en mí se había disparado y yo conscientemente sabía que esa no era yo. Es tragicómico ver que haces cosas que supuestamente te hacen mejor y actuar de manera proactiva, pero que a la vez no es "normal ser tan feliz y tan activo".
    El ácido valpróico en mi causa una reacción parecida a alergia. El litio fue mortal en mi caso, una intoxicación impresionante en muy poco tiempo de consumirlo.
    Ahora con Lamictal y quetiapina, me mantiene estable.
    Lo que me llama la atención de sus escritos y que precisamente hoy hablaba con mi psiquiatra, es por qué algunos tienes episodios de manía y depresión más frecuentes... eso me inquietaba, porque yo desde que pasé por manía y depresión no he vuelto a sentir nada GRACIAS A DIOS, porque lo viví no fue nada agradable.
    Gracias por compartir su vivencia, seguiré leyendo.
    Saludos

    ResponderEliminar