Loco o bipolar

Diario de una persona que a los 16 de pronto enloqueció, luego a los 40 cree descubrir que es bipolar y en este momento con casi medio siglo en este mundo, no tiene claro que es lo que tiene.

domingo, 3 de abril de 2011

Como es entrar en la locura


Trataré de los sentimientos que he tenido en el transcurso de mi vida, cuando he estado en una transición entre este mundo y el de la locura, es una linea delgada por la cual he pasado en varias oportunidades, de una forma fuerte en tres ocasiones y solo una que involucró estar internado en una institución para enfermos mentales (manicomio), en las otras solo he avanzado un poco, algunas veces he llegado al mundo de la locura para mi concepto y estar en mundo real para el concepto de los demás, sobre todo para la mayoría de las personas, mas no para las personas mas cercanas, que saben distinguir cuando estoy en una situación de desbalance mental.

Es de aclarar que en el momento en que estoy en situaciones de locura (manía intensa: Según definición técnica), no soy consciente de estar en ellas, si no que esto lo descubro a posteriori, cuando la situación ya ha pasado, cuando estoy de nuevo en equilibrio mental o que estoy de lado depresivo y es uno de los sentimientos que mas me atormentan.

En mi problema mental, no se si en otros pacientes, he llegado a estados que los médicos denominan psicóticos, que para el común de la gente se puede decir locura, donde mi comportamiento no es normal o aún siendo normal aparentemente ante la mayoría de las personas, mis ideas están del lado que denomino de la locura, del delirio o de la manía por llamarlo de una forma mas suave.

Aun estando del lado de la manía, puedo comportarme en muchos momentos como cualquier persona normal, cuando estoy en mi trabajo, en reuniones con amigos o conocidos, cuando estoy en la calle en situaciones cotidianas, sin embargo, mis ideas son a veces desenfrenadas (si las analizo detalladamente), no son claras, ni convenientes, tomo actitudes muchas veces arriesgadas, hablo mas de la cuenta sobre cosas que no debiera decir, digo cosas incoherentes o sin sentido, en este momento puedo ponerme en evidencia ante las personas que entonces se dan cuenta que no estoy bien y me pueden considerar como loco.

En situación de crisis puedo atacar de palabra a otros, intentar dañar cosas, intento también dañarme a mi mismo nunca desde el punto de vista físico, mas si desde el punto de vista sentimental.

Voy a relatar hasta donde me acuerdo de como fue mi primera crisis, como dije en post anteriores tenía 16 años y estaba empezando mi carrera profesional en la universidad, para mi fue un cambio tremendo, pues en el colegio estaba al lado de mi familia, a pesar de no haber hecho muchos amigos, si tenia unos cuantos de los cuales me separe definitivamente, antes de iniciar tuve una relación amorosa con una joven quien fue mi amor platónico durante muchos años, la cual al fin pude hacerla mi novia, pero esta relación fue demasiado corta, pues ambos tuvimos que salir a estudiar en diferentes ciudades y no nos fue posible vernos constantemente, opté por terminar con ella de la peor forma posible para que no me volviera a ver cosa que logré.

Mi comienzo en la universidad fue duro desde el punto de vista psicológico, mas no académicamente, pues asimilaba todos los temas de forma fácil, en comparación con mis pares, y habiendo presentado las primeras evaluaciones las notas eran excelentes.

De un momento a otro empecé a sentirme muy deprimido, fui perdiendo el gusto a la vida, me fui alejando de las personas y me encerré en mi mismo, no me sentía bien en ninguna parte.

Posteriormente, sin razón aparente, deje de dormir lo necesario cada vez durante períodos mas largos, no dormía de noche en días seguidos, solo dormía un poco de día cuando me vencía el sueño, de pronto no volví a la universidad, me desaparecí de esta, no se cuantos días pasaron, se que el siguiente fin de semana es posible que haya ido a mi casa y lo haya pasado casi normal, sin que mis padres notaran nada raro, perdí la noción del tiempo, me dio por viajar de un lado para otro, en muchas oportunidades caminando largos trayectos, en otros tomando transporte público o mediante aventones, digo lo anterior porque es lo poco que puedo recordar porque mi memoria al respecto no es muy clara en este momento.

Eso si la mayor parte del tiempo estaba en un estado de felicidad inmenso, me creía la persona mas feliz del mundo, creí haber encontrado en uno de esos ataques de felicidad la solución a todos los problemas mios y del mundo, sentía que era un iluminado, no por dios, porque aún en este estado, continué siendo ateo como siempre lo he sido. 

Tuve momentos, mas bien cortos, donde estuve en una depresión profunda, estando solo,  lloraba sin parar, pero sin expresárselo a nadie, cuando estaba frente a otros estaba feliz.

En estos momentos como no habían celulares mi contacto con mis padres que vivían en otra ciudad, era mediante el teléfono tradicional o mediante telegramas o muchas veces personal porque casi siempre los visitaba cada 8 o 15 días, por lo que cuando entre en crisis pienso que ellos no se dieron cuenta hasta cuando habían pasado varios días, tal vez estuve un fin de semana en crisis maníatica, logrando pasar desapercibido ante mis padres y allegados.

Hubo un momento cuando mis padres dejaron de tener noticias mías y fueron en mi búsqueda, entonces descubrieron que estaba perdido, pasaron varios días búscandome, hasta encontrarme en otra ciudad diferente a donde yo estudiaba,  me llevaron entonces a un centro médico donde me vio un psiquiatra, el cual determinó que debía ser internado en una institución mental.

Como comenté en un post anterior estuve en una clínica para el tratamiento de enfermos mentales, de los primeros días internado no tengo muchos recuerdos pues según parece, fui tratado con somníferos y antipsicóticos fuertes: La mayor parte del tiempo estaba dormido o como zombie, pasaron varios días para volver a conectarme con el mundo real, seguía inicialmente con mis ideas raras, aunque para mi eran las correctas, siendo los equivocados los demás.

Algo muy impactante que no se me ha borrado de mi mente fue el momento donde el psiquiatra me dijo, -estas enfermo- y tácitamente con su expresión entendí: Debes ser consciente de esto, en ese momento empecé a darme cuenta que realmente había estado muy enfermo y que todavía lo estaba, pero que era consciente de ello, apenas en este momento.

A medida que descubría que estaba enfermo, mayor era mi preocupación por esto, empezó entonces mi depresión, pasé de la mayor felicidad que haya vivido a la mayor tristeza, me sentí el ser mas ínfimo, me sentía muy mal y pensé  ¿Soy loco, entonces?, ¿Qué será de mi el resto de mi vida?, ¿Me quedaré aquí o en otro sitio parecido, el resto de mis días?, no recuerdo haber hablado mayor cosa con mi psiquiatra, sin embargo, estas ideas fueron disolviéndose y me acostumbre a estar en la clínica, sentí como si estuviera en un retiro o de vacaciones, empecé a interactuar con otros pacientes, en su mayoría sufrían de dependencias a sustancias o al alcohol, no me acuerdo de haber tratado con alguien de un problema parecido al mío, poco a poco vi que pasaba mas horas despierto y empecé a tener una conexión de nuevo con este mundo.

El tiempo exacto de mi internado no lo se precisamente, pero fue alrededor de unos dos meses; antes de salir, mis ideas raras desaparecieron, con ellas mi felicidad, estaba cada vez mas deprimido, sin embargo, cuando lo analizaba profundamente ya no estaba en crisis de manía que (para mi en ese momento significaba estar loco) que era una situación mas conveniente.

Luego de mi remisión, seguí con tratamiento ambulatorio, el cual ya comenté, paso mucho tiempo antes de volver a sentir estas sensaciones de manía, aunque de pronto tenía eso si altibajos en mi estado de ánimo que variaban entre la depresión y la eutimia, pienso que en 16 años no volví a estar en una situación de crisis mental de manía fuerte, la cual se desató debido a presiones en mi trabajo y a mi despido de la empresa donde trabajaba, de nuevo fueron unos días muy difíciles  no llegue a estar internado, como tampoco llegue al caso de estar completamente desconectado de la realidad, esta vez acudí donde otro psiquiatra que a la vez era psicoanalista el cual logro remitir mi problema a una situación de menos inestabilidad.

La última vez que sentí que tenía este tipo de problemas fue hace poco, unos dos años tal vez, trate de mitigar el problema mediante autocontrol y autorecetándome, en parte lo logré pues esta vez no avanzo tanto, como las anteriores, como he comentado en otras entradas en mi caso mi problema mental me lleva a crisis cuando paso sin dormir por periodos largos, por lo que si logro evitar el insomnio evito que las crisis avancen, sin embargo, esta vez la inestabilidad emocional era cada vez mas recurrente y se presentaba mas a menudo o eso pienso, pues en otras oportunidades creo recordar estos altibajos no eran tan frecuentes aunque si se presentaban, por lo que acudo de nuevo a un psiquiatra con el cual estoy en tratamiento actual, con el que he logrado una estabilidad mejor.






3 comentarios:

  1. Yo me siento asi muchas veces y he rayado en la locura

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu comentario, cuando hablo de locura son mis sentimientos anormales que ya medicamente tienen un nombre, como en mi caso una crisis de manía de mi tb, pero hablo de locura como un término usado coloquialmente con el fin de acercarme a personas que estén empezando a conocer un problema mental como el mio.

    ResponderEliminar
  3. Ufff me ha pasado algo tan similar a ti que al leer lo tuyo he revivido todo, a mí el episodio maniaco me dio a los 22 años y en una situación muy similar, también estaba en otra ciudad viviendo y estudiando, también trabajaba en una empresa, también termine perdido, me encontró la policía dentro de un auto, tampoco me acuerdo mucho en la parte más intensa del episodio, estuve internado 36 días y las dos primeras semanas no las recuerdo, directamente es como si no las hubiera vivido, también caí en depresión después que paso el episodio, mis pensamientos durante el episodio y hasta que baje un poco eran muy delirantes. Después de unos meses cuando ya estaba conectado con el mundo pensaba en lo que me había pasado y me provocaba una angustia tremenda. Hoy por hoy con 37 años nunca más experimente una situación de manía por suerte pero tengo tanto miedo de que me ocurra. Vengo muy depresivo en los últimos 2 años, ningún medicamento me levanta el ánimo pero sigo en la búsqueda ahora con una Dra en neurociencias. Todo lo mío empezó de la misma forma que tu; no dormía, de hecho me pase como una semana sin dormir porque según yo eso era perder el tiempo y no me hacía falta. Que ignorancia la mía. En fin me siento tan identificado contigo que quería expresarlo. Lo peor de todo es que no hay cura ni tampoco medicamentos milagrosos quizás de aquí a unos cuantos años sea como un resfriado pero por ahora solo queda aguantar y cargar con la mochila. Te mando un fuerte abrazo. Pablo

    ResponderEliminar