Loco o bipolar

Diario de una persona que a los 16 de pronto enloqueció, luego a los 40 cree descubrir que es bipolar y en este momento con casi medio siglo en este mundo, no tiene claro que es lo que tiene.

martes, 28 de febrero de 2012

Sobre la teoría del desbalance químico II

Revisando las entradas anteriores de blogs encontré una que considero interesante que al releerla le vi muchas cosas que cambiar en cuanto a la redacción, como también que se le pueden agregar detalles, basándome en que he avanzado en mis conocimientos al respecto aunque muy poco, teniendo en cuenta opiniones expresadas en otros blogs y en páginas web que tratan el problema del trastorno bipolar.

La teoría del desbalance químico es una forma de darle una explicación desde el punto de vista fisiológico del funcionamiento cerebral a ciertas enfermedades mentales, esta teoría es muy atacada por las personas que no comparten la existencia de la psiquiatría y la forma en que se trata a los pacientes.

Como todas las teorías que tratan de explicar los trastornos de la mente, esta pareciera tener poca solidez científica, pues en el caso del cerebro no se tiene un conocimiento preciso de como es su funcionamiento en detalle y su correlación con parámetros medibles, como si se tiene por ejemplo en el funcionamiento del corazón.

Aunque no se puede decir que se tenga demostrado todo lo que se plantea, si se puede decir que se ha logrado avances y se puede decir que tiene validez práctica pues con base en sus planteamientos se han logrado definir tratamientos con buenas probabilidades de éxito.

Como se dice en un aparte del libro de Vieta sobre bipolaridad "En psiquiatría el diagnóstico se lleva a cabo a partir de unos criterios aceptados por la gran mayoría de la comunidad científica; estos criterios se basan en la presencia o no de un conjunto de síntomas. Un paciente que presente o haya presentado determinados conjuntos de síntomas maníacos o depresivos será, sin ninguna duda, un paciente bipolar. Es cierto que hay muchos pacientes bipolares a quienes se han diagnosticado simples depresiones o bien esquizofrenia. El hecho es que no hay ningún psiquiatra que, cuando se halla frente a un paciente deprimido, pueda averiguar si éste presentará posteriormente una euforia y pasará, por lo tanto, a recibir el diagnóstico de bipolar. Asimismo, algunas manías presentan un número tan elevado de sintomatología psicótica que cuesta distinguirlas de un episodio esquizofrénico, a pesar de que se trata de dos enfermedades completamente distintas. Por lo tanto, el diagnóstico suele realizarse basándose en la evolución de la enfermedad, excepto en aquellos casos en que el paciente presenta síntomas inequívocos (p. ej.,manía sin síntomas psicóticos). Cabe tener en cuenta que, la mayoría de las veces, las dudas del propio afectado sobre su diagnóstico esconden la resistencia a aceptar la realidad y atrasan, por lo tanto, el inicio de un tratamiento eficaz."

¿Porque menciono mucho lo de probabilidades? En la medicina en general aunque se tenga un buen conocimiento del funcionamiento normal de un órgano, cuando se define que hay una enfermedad y se plantea un tratamiento la efectividad de este se mide con probabilidades pues no existe nunca un 100% de exactitud en lo que se espera.

La fisiología humana es un aspecto de la ciencia médica la cual explica el funcionamiento del cuerpo de acuerdo con la química y la física interna de los diferentes órganos y como se interrelacionan dentro de los diferentes subsistemas.

Cuando se ha sufrido de un problema mental, como en mi caso, en algún momento se nos ha dicho que este problema es causado por un desbalance químico en el cerebro de ciertas sustancias, que hace que nos comportemos de forma diferente a lo considerado normal.

Según la fisiología médica del cerebro, las emociones tienen una explicación desde el punto de vista de los neurotransmisores, estos regulan también el comportamiento y el funcionamiento de otros órganos.

A pesar de que se han encontrado ciertas explicaciones fisiológicas desde el punto de vista químico del funcionamiento del cerebro, todavía no se tiene como medir de forma práctica los valores de estas sustancias y su interrelación con los estados patológicos mentales o las mediciones que se logran no son muy precisas o no se pueden correlacionar y más aún es poco lo que se ha logrado de poder actuar y modificar de forma medible y controlada el funcionamiento del cerebro, aunque si se sabe con certeza de muchas sustancias que modifican en funcionamiento cerebral, lo que no se sabe es como lo hacen.

En otros órganos se ha logrado modificar de forma más predecible el funcionamiento, desde el punto de vista químico de estos, para corregir problemas y se ha llegado a tener y desarrollar unas formas de medir los parámetros de funcionamiento, es así que se desarrollan medicamentos para modificar ciertos valores de sustancias químicas dentro de un órgano y llevarlos a valores que están dentro de los rangos que se denominan normales. Un ejemplo es que es posible medir los electrolitos de la sangre y en caso de que estos estén por fuera del rango normal, mediante medicamentos llevarlos a un rango normal. Claro que también es posible saber que existe un desbalance de electrolitos mediante un diagnostico cualitativo, sin medirlos de forma precisa, corregirlo con medicamentos y llevar al paciente a un estado saludable.

En la actualidad para la mayoría problemas médicos se usan mucho los exámenes de laboratorio, porque aun pudiéndose determinar con una alta probabilidad un diagnóstico basado en la mera auscultación de un paciente, para corroborar dicho diagnostico, para medicar y tratar con una mayor probabilidad de exito muchos problemas de la salud humana, es preferible tener datos mas precisos.

Sin embargo, en el caso de las cerebro como órgano, no se ha podido desarrollar hasta el momento la forma precisa de medir los parámetros que serían las claves de su funcionamiento.

Aunque no existen métodos de medición precisos para parámetros que definan el buen funcionamiento o no del cerebro, existen medicamentos para tratar problemas mentales y se han logrado mejoras en la salud de muchos pacientes, esto a pesar de no saber con precisión como lo hacen, solo por las experiencias acumuladas y recogidas en todo el mundo.

Pienso que en el caso del cerebro, los médicos del siglo XXI que lo tratan, lo hacen como hacían los médicos del siglo XIX para tratar las diferentes enfermedades, porque aunque no conocían en detalle la fisiología del cuerpo humano, pues no existían formas de realizar las medidas precisas que se hacen hoy en día, se curaban muchas enfermedades mediante el uso de medicinas que se habían desarrollado mediante el método de ensayo y error y otras que se conocían por tradición milenaria, claro que las probabilidades de éxito eran menores y las de cometer errores mayores.

En la investigación para el desarrollo de medicamentos y procedimientos médicos para tratar las enfermedades de órganos diferentes al cerebro se pueden usar animales, en los cuales los órganos funcionan de forma muy análoga a los órganos humanos, por lo que estos se pueden desarrollar de forma más fácil; en el caso del cerebro existen características que son únicas para los humanos, que son entre otras cosas la inteligencia, los sentimientos, la emociones, el alma; aspectos los cuales son difíciles de medir y cuantificar en estos momentos, cuyos valores normales no se pueden determinar de forma precisa, por lo que se han dado valores subjetivos a estos, que cuando por concepto de alguien no son normales hay que tratar de que lo sean.

Considero que la teoría del desbalance químico del cerebro como adecuada, sin embargo, los médicos que tratan los problemas del cerebro lo hacen de forma podría decirse subjetiva pues desde el punto de vista de la práctica médica los diagnósticos se basan en apreciaciones cualitativas y no se han podido desarrollar procedimientos más precisos para diagnosticar y tratar los problemas de la mente, sin embargo, aun así se ha logrado mejorar la vida a muchas personas usando estos métodos, basados en prácticas antiguas que podrían decirse subjetivas, pero con buenas probabilidades de éxito.

El no tener unos valores medibles y verificables que determinen si se esta enfermo o no de la mente, permite que mas fácilmente se presenten abusos, porque esta subjetividad puede llevar a que se exageren los problemas mentales y se cataloguen como tal otras situaciones que no lo son.

Un ejemplo de abuso que se ha presentado mucho y aún se presenta es que se asimila la tristeza a la depresión y esto hace que los antidepresivos se puedan recetar y promocionar para muchas personas dando utilidades gigantescas a los laboratorios que los producen, de esto hablé en un post anterior sobre antidepresivos.

En la antigüedad cuando las enfermedades eran tratadas mediante diagnósticos subjetivos se tenía como tratar muchos problemas de salud, sin embargo, existían una infinidad de brujos y charlatanes que sin fundamentos prácticos o teóricos se las daban de médicos y se lucraban prometiendo la cura a todos los problemas de salud.

En el caso de las enfermedades mentales,  los sacerdotes antiguos en muchos casos fungían como psicólogos o psiquiatras y le echaban la culpa de los problemas mentales a demonios y las personas eran tratadas y o mal curadas mediante exorcismos. Se llegó al extremo en la edad media cuando la inquisición tildaba a personas con problemas mentales de demonios y eran quemados en hogueras.

Aún hoy en día en muchos aspectos de la salud humana y sobre todo en lo que se refiere a los problemas mentales, existen muchos charlatanes y muchas personas que sin bases científicas prometen curar las diferentes dolencias mediante pases mágicos o curas milagrosas y algunos de estos son los mismos que denigran de la psiquiatría.

A modo de conclusión a pesar que estamos lejos de tener un dominio y un conocimiento preciso del funcionamiento de nuestra mente existen personas y métodos que permiten tratar y controlar muchas de las dolencias mentales y en la medida que se avance en el tiempo se llega a ser mas precisos al respecto.


1 comentario:

  1. muy interesante!!!!!!, entiendo a las personas con problemas en la claridad de su mente, como individuos, que han sido educados bajo presion familiar, y mal trato.

    encuentro las buenas relaciones, amistad, familia, pareja, trabajo como curativos, tanto de su mente como su espiritu.
    tambien la medicina, con terapias ayuda.
    es fundamental, trabajar en el no rotularse como enfermo....considerando que los medicos emplean l titulo de enfermedad metntal,cualquiera sea para su estudio.
    y despues enfrentar como mejor se pueda las adversidades, que eso es lo que cuesta ....

    ResponderEliminar